Escucha esta nota aquí

Por: Xavier Vila/RFI

Britney Spears lanzó este lunes un proceso judicial para levantar la tutela de su padre y remplazarla por la de un contador independiente. La cantante estadounidense de 38 años lleva los últimos 13 bajo el control total de james Spears. Clama que se le ha obligado a tomar medicamentos y que se le impide por ejemplo decidir sobre sus anticonceptivos. Su caso ha abierto la vía para intentar reformar el sistema de tutelas en Estados Unidos.

La juventud e imprevisibilidad de una muy joven Britney Spears en 2008 justificó la imposición de una tutela legal bajo su padre. Esto conllevó la pérdida del control de sus propiedades y de aspectos personales de su vida.

Según la ley de California, un tutor legal puede tomar un amplio abanico de decisiones en nombre de la persona tutelada. Con los años, la tutela se convirtió, según la artista, en tiranía, hasta que una ya adulta Spears acusó gravemente a su padre por abuso de poder y crueldad.

Mientras la justicia determina el futuro de Spears el escándalo sirvió para revelar el calvario que viven en Estados Unidos muchas personas con discapacidades físicas e intelectuales, personas anónima víctimas en silencio del abuso de la tutela de quien las rodea.

Una reforma legal de las tutelas

Los enfermos de Alzheimer son un colectivo particularmente afectado, según el Centro Nacional para la Discapacidad, que en 2018 situó el nombre de personas en situaciones de riesgo en 1 millón 300 mil.

El caso Spears ha llevado al Partido Demócrata a promover en sede parlamentaria una reforma legal del sistema de tutelas, una petición que una amplia parte de la ciudadanía ve con simpatía tras asistir a la llamada pública de socorro de la artista, un ícono del pop convertida en un muñeco roto por la avaricia de su entorno.


Comentarios