Escucha esta nota aquí

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, llegó a París el martes 9 de noviembre de 2021. Inmediatamente se dirigió al Instituto Pasteur para hablar de la situación sanitaria. Tras su encuentro con Emmanuel Macron el miércoles, participará en las ceremonias del 11 de noviembre, así como en el foro de la paz ese mismo día, y en la conferencia sobre Libia al día siguiente.

Hace unos días, en Roma, el presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, quisieron demostrar que, tras el enfado francés por el asunto del submarino australiano, las relaciones volvían a empezar sobre una nueva base, recuerda nuestro corresponsal en Washington, Guillaume Naudin.

La visita de la vicepresidenta a París es una ilustración concreta de este deseo. Kamala Harris, la máxima representante del jefe de Estado estadounidense, se reunirá con el mandatario francés este miércoles en un encuentro a solas, a última hora de la tarde. Se espera que discutan, entre otras cosas, la seguridad europea, la situación en la zona del Indo-Pacífico y temas de salud a nivel mundial, según comunicó la Casa Blanca.

Su participación en las ceremonias del 11 de noviembre también situará la relación franco-americana en una perspectiva histórica. Mientras que ese es el mensaje diplomático también hay un mensaje político: su visita al cementerio estadounidense de Suresnes será apreciada en EE UU, un país que venera a sus veteranos.

Kamala Harris también será la estadounidense de más alto rango en asistir al Foro de la Paz de París desde su creación en 2018.

Por su edad y posición, Harris también representa potencialmente el futuro político de Estados Unidos. Por lo tanto busca mostrar su estatura internacional. Su último viaje al extranjero, a México, en plena crisis migratoria, no convenció a la opinión pública. Este es uno de los objetivos de su reunión con Emmanuel Macron en el Elíseo y con otros líderes mundiales para hablar de Libia.

Mientras tanto, la primera mujer que ocupa el cargo de vicepresidenta de los Estados Unidos se dirigió, al descender del Air Force Two el martes en París, a los locales del Instituto Pasteur para reunirse con investigadores estadounidenses y franceses que trabajan en el Covid-19.

Comentarios