Escucha esta nota aquí

Es un duro golpe al bolsillo de las personas reticentes en Francia a vacunarse contra el Covid, pues a partir de ahora tendrán que pagar el test para probar que no están infectados. Su valor puede ascender a unos 44 euros. El coste total de estas 'pruebas de confort' gratuitas fue de 2.200 millones de euros en 2020 y unos 6.200 millones de euros en 2021.

"Hay personas que han pedido hacerse la prueba, pero cuando les hemos explicado que sin receta del médico ya no están subvencionadas, se han marchado", explica a la AFP Aminata, empleada en una farmacia del noreste de París.

De los clientes que preguntaron, solo una se decidió a pagar los 25 euros (29 dólares) que cuesta la prueba de antígenos para las personas no vacunadas y que, de dar negativo, les otorga un pasaporte sanitario durante tres días.

"Los viernes normalmente tenemos una fila en la puerta, pero hoy no hay nadie", constata Aminata.

La medida representa un costo adicional para los casi 7 millones de adultos que aún no recibieron ninguna dosis de vacuna o no completaron su inmunización en Francia, si desean comer en bares y restaurantes, ir al cine o hacer deporte en gimnasios.

Por la farmacia de Claire, situada ante el popular parque de Buttes-Chaumont del noreste de la capital, solo dos personas se habían sometido al test de pago en la mañana, ya que muchas aprovecharon para hacerlo el jueves, último día gratuito.

"Hablando con ellos, aseguran que están pensando en vacunarse, pues sino ya no podrán hacer nada más", explica a la AFP Claire, quien precisa que las reticencias de algunos se deben al rechazo a la idea de una inmunización obligatoria.

Salvo para el personal médico y de cuidados, en Francia, la vacunación contra el Covid, posible a partir de los 12 años, no es obligatoria, pero la implantación del pasaporte sanitario la vuelve, según sus opositores, casi forzosa.

"Tengo amigos que me dicen: 'Han hecho todo esto para que nos vacunemosé'", cuenta Jean-Pierre en otra farmacia a 350 metros, donde pregunta si para los vacunados, los test están subvencionados. "Sí, son gratuitos", le responden, para alegría suya.

En efecto, las pruebas de Covid-19 seguirán siendo gratuitas para las personas vacunadas, los menores y los casos contacto. Este vierens es el fin de las pruebas gratuitas para las personas no vacunadas.

A la puerta de un laboratorio médico situado en la misma concurrida avenida, Yannis también resuelve las dudas de un hombre que quiere viajar a Argelia y que necesita el resultado de un test PCR, cuyo costo es de 44 euros (51 dólares).

"¿Usted está vacunado? Pues es gratuito", le explica. Su centro lleva ya 30 pruebas realizadas, de las 50 o 60 que suele realizar al día, pero asegura que, con el verano ya atrás, la situación se ha calmado, ya que "muchas PCR son para viajar".

Marcelline, mascarilla en la cara, sale sin detenerse del laboratorio. ¿Acaba de realizarse la prueba? "¡No, no, gracias! No quiero un test de pago", asegura indignada a la AFP levantando los brazos al cielo, antes de continuar su camino.

"Pagar siempre molesta un poco, pero escogimos no vacunarnos", asegura Frédéric, tras pagar 25 euros en una farmacia de Rennes (oeste). "Habrá que rascarse el bolsillo", agrega este hombre, para quien esto "incitará a más gente" a ponerse la vacuna, que sigue siendo gratis.

Francia siguió así los pasos de Alemania, que puso fin a la gratuidad el lunes, o España, donde las pruebas de antígenos, sin receta, cuestan entre 25 y 50 euros y las PCR entre 60 y 180. En Europa, Austria y Dinamarca son de los pocos donde aún no son de pago.

Comentarios