Escucha esta nota aquí

Los nueve líderes independentistas indultados por el gobierno de España salieron de prisión este miércoles con la intención de continuar "luchando por la independencia de Cataluña",  según expresaron en sus discursos ante los congregados a las afueras de los centros penitenciarios. La voluntad de seguir la lucha independentista choca con la razón argumentada por Sánchez para otorgar los indultos: "restablecer la concordia" con Cataluña. 

Este miércoles, tras tres años y medio en prisión, fueron liberados los nueve líderes independentistas encarcelados después del referéndum unilateral de independencia de Cataluña de 2017. El gobierno de España aprobó el pasado martes los indultos “revisables y condicionales” con los que conmuta las penas de los prisioneros, condenados por el Tribunal Supremo a penas de prisión e inhabilitación de entre 9 y 13 años por malversación y sedición. Una sentencia emitida el 14 de octubre de 2019 que encendió durante varias noches la capital catalana. 

Decenas de personas se congregaron a las afueras de la prisión de Lledoners, en Catalunya, para recibir a los 7 internos hombres : el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras; el exconsejero de la presidencia, Jordi Turull; exconsejero de exteriores, Raül Romeva; exconsejero de interior, Joaquim Forn; exconsejero de territorio, Josep Rull; y los dos activistas líderes de las asociaciones civiles Omnium Cultural y ANC, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. También fueron recibidas a la salida de los centros penitenciarios de Wad Ras, en Barcelona, y de Puig de les Basses, en Figueres, la expresidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell y la exconsejera de asuntos sociales, Dolors Bassa. 

Ante las ovaciones de los presentes, los líderes encadenaron discursos con un mensaje inequívoco: salen en libertad con las mismas convicciones con las que fueron encarcelados, “luchar por la libertad de Catalunya”. “La República no es una opción, es una necesidad”, aseguró el exresponsable catalán de exteriores, Raül Romeva.  “Nos han dado un indulto condicionado, revisable, parcial. Pero nuestro compromiso con culminar lo que empezamos el 1 de octubre ni es parcial ni revisable”, afirmó el exconsejero de vicepresidencia, Jordi Turull. 

“Queremos trasladar a la política algo que nunca debería haber salido del ámbito de la política. Hoy nos reuniremos con nuestros seres queridos. Y mañana, pasado mañana y hasta el día de la victoria seguiremos trabajando con todo el mundo, sin excluir a nadie, para hacer realidad el sueño de la República catalana”, exclamó el exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras. 

Los siete independentistas agradecieron a los presentes no haber cesado la lucha por su libertad. “Nunca nos hemos sentido solos”, repitieron en todos los parlamentos, que también recordaron a los exiliados Carles Puigdemont, Marta Rovira o Anna Gabriel, entre los múltiples represaliados por causas relacionadas con las movilizaciones independentistas. 

Los indultos como instrumentos políticos en la relación Barcelona-Madrid

Los indultos son una medida política, no jurídica, aplaudida por Europa, que el presidente del gobierno de España argumentó con la voluntad de “empezar de cero” en la relación con las instituciones y el pueblo catalán. En las próximas semanas debe retomarse la mesa de diálogo entre Madrid y Barcelona que se suspendió por la pandemia y las elecciones catalanas. 

Sin embargo, la decisión choca con las alas más conservadores del espectro político español, que, como el Partido Popular, llegan a pedir la dimisión de Sánchez. Por otro lado, cabe recordar que el partido de extrema derecha VOX fue acusación popular en el juicio contra los catalanes. 

Además, ciertos sectores independentistas consideran el indulto insuficiente y reclaman la amnistía, “la única solución global”, según expresó el actual presidente del gobierno catalán, el independentista de ERC Pere Aragonès. Además, los responsables independentistas recuerdan que los indultos no responden a las demandas de autodeterminación del pueblo catalán.

Así lo señaló Carme Forcadell al salir de prisión: "Nosotros lo que queremos es la amnistía. Hoy es un día de alegría. De alegría especialmente para los que hemos salido de prisión y de nuestras familias. Pero la alegría no es completa, no lo es porque nosotros lo que queremos es el fin de la represión. Que todas las personas represaliadas puedan salir a la calle, como nosotros libremente, sin miedo, hasta que los exiliados puedan retornar".

Los prisioneros independentistas han sido indultados por el gobierno de España con la esperanza de que el gesto estabilice la situación en Cataluña, ya que entre otras cosas el ejecutivo de Pedro Sánchez requiere el apoyo de las fuerzas independentistas para sumar mayoría en el parlamento español.

Por otro lado, la “libertad de los prisioneros políticos” ha sido el reclamo que desde la culminación frustrada en 2017 del proceso independentista ha unido al movimiento. Más allá de la oposición a la represión del Estado, hay fuertes discrepancias internas  en el independentismo, sobre qué camino seguir para llegar a la República y en qué medida respetar el diálogo con Madrid. 

De hecho, los discursos a la salida de la cárcel desentonan con las cartas y las publicaciones de líderes como Oriol Junqueras, que desde prisión reconocían que cualquier proceso de independencia es bilateral por definición.

Comentarios