Escucha esta nota aquí

El demócrata Eric Adams, un excapitán de la policía neoyorquina que hizo de la lucha contra el racismo una máxima en su vida, se convirtió este martes en el nuevo alcalde de Nueva York. Estos son los desafíos que lo esperan.

A partir del 1° de enero, cuando asuma su puesto, Eric Adams, el flamante nuevo Alcalde de Nueva York, deberá hacer frente a urgentes desafíos en esta ciudad donde la pandemia dejó profundas secuelas económicas y sociales.

Deuda, un marcado déficit fiscal, casi 10 % de desempleo y un aumento pronunciado de la cantidad de gente que vive en las calles de la Gran Manzana. Los neoyorquinos también le demandan que haya mayor seguridad en la vía pública y los subterráneos.

A este panorama, se suman los conflictos gremiales por la obligatoriedad de la vacuna contra el Covid-19 que rige en New York y los miles de empleados que se resisten a ese requisito, en particular, policías, bomberos y personal del Departamento de Sanidad, encargados de la recolección de residuos.

Siendo él mismo un ex policía, a Adams le tocará encontrar consensos entre quienes reclaman desfinanciar y desmantelar el Departamento de policía, el NYPD o reinventarlo e intentar mejorar las relaciones con la comunidad, en particular con los afroamericanos e hispanos.

En apenas dos meses Eric Adams, el segundo alcalde negro en la historia de esta ciudad, tomará las riendas e intentará soluciones.


Comentarios