Escucha esta nota aquí

Dos días antes de las elecciones legislativas, la tensión aumenta en Canadá y el actual primer ministro Justin Trudeau ha intensificado sus llamados a una votación estratégica para bloquear el camino a los conservadores.
 

 Según las últimas encuestas, las diferencias en las intenciones de voto son mínimas e imposibilitan cualquier pronóstico: los dos partidos principales están técnicamente empatados, cada uno con alrededor de 32% de las intenciones de voto, por delante del candidato de izquierda del Nuevo Partido Democrático (NDP), que ronda el 20%.

 

   Al igual que en 2019, el país parece encaminarse hacia la formación de un nuevo gobierno minoritario si ninguno de los partidos puede lograr 170 de los 338 escaños en la Cámara de los Comunes.

   "La lucha está creciendo entre los dos partidos políticos", dijo a la AFP Jean-Marc Léger, del instituto de encuestas del mismo nombre.

   Y dado que ninguno de los líderes partidarios "parece haber impresionado a los votantes, se parece más a un voto de eliminación que a un voto de convicción", dijo.

   Sin embargo, a mediados de agosto, cuando anunció la celebración de las elecciones anticipadas, Trudeau podía contar con encuestas favorables, que lo colocaban cinco puntos por delante de los conservadores.

   El primer ministro esperaba aprovechar su gestión de la pandemia y el éxito de la campaña canadiense de vacunación para obtener una mayoría que le permitiera iniciar un tercer mandato.

   Trudeau, de 49 años, todavía es visto como el mejor primer ministro potencial, con un 25% de opiniones favorables, frente al 20% del conservador Erin O'Toole.

   Pero está lejos del alto nivel de aprobación que había registrado en 2015.

   Desgastado por el poder y los escándalos que han empañado su imagen, el jefe de gobierno saliente también parece haber sufrido pérdidas en esta campaña relámpago de 36 días que lanzó en medio de la pandemia de covid-19.

   "Hay más personas que tienen una mala opinión de Justin Trudeau hoy que antes de la campaña", dijo Léger.

   

   - El clima, un problema central -

   

   Al poner sus últimas fuerzas en este enfrentamiento, Justin Trudeau, como hace dos años, amplificó esta semana su llamado a la votación estratégica, pidiendo a los electores que bloqueen el camino a los conservadores.

   "Somos los únicos que estamos en condiciones de detener a Erin O'Toole y evitar que haga retroceder a Canadá", insistió el miércoles el primer ministro saliente, que viajaba a Halifax, en el este del país.

   En los últimos días ha denunciado reiteradamente el "revés" que amenaza a Canadá desde el punto de vista medioambiental si los conservadores vuelven al poder.

   Según él, su partido tiene el único programa "ambicioso y realista" en este ámbito.

   La opción del voto estratégico fue fuertemente criticada el miércoles por el líder del NDP, Jagmeet Singh.

   "Trudeau se presenta a sí mismo como un progresista, pero ¿cuál es su historial?", preguntó en un acto de campaña en Ontario, recordando que Canadá es el único país del G7 donde las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en los últimos seis años.

   Erin O'Toole, de 48 años, no ha dudado en los últimos días en atacar frontalmente a Justin Trudeau, creyendo que es "el momento" de plantearse "un cambio después de seis años de inacción, incompetencia, corrupción".

   "Los canadienses merecen algo mejor", dijo O'Toole al emprender un viaje a Quebec el miércoles.

   En este contexto, "los últimos días son siempre muy arriesgados para los políticos, son los momentos más difíciles, con riesgo de pifias y de no tener tiempo para compensarlas", señaló Hugo Cyr, profesor de la Universidad de Quebec en Montreal.

   Queda una gran incógnita: ¿cómo gestionará el país un fuerte aumento de la votación anticipada y postal?

   Más de uno de cada cinco votantes, unas 5,8 millones de personas, ya ha deslizado su voto en las urnas por adelantado, según el organismo responsable de organizar la elección. Y alrededor de 1,2 millones solicitaron votar por correo.

   Según Pierre Pilon, de Elections Canada, es probable que "no se sepa el nombre del ganador esa misma noche, sino al día siguiente o al otro".

Con AFP

Comentarios