Escucha esta nota aquí

En Alemania, la policía intervino en Dresde (Sajonia), feudo del movimiento antirestricciones y de la extrema derecha, luego de amenazas de muerte contra el ministro-presidente regional, Michael Kretschmer. La investigación policial se centra sobre un grupo de Telegram integrado por unos 100 negacionistas de la pandemia, algunos de los cuales habrían planeado durante una reunión un atentado contra Kretschmer.

Con Sergio Correa, nuestro corresponsal en Berlín, y France 24.

Una investigación del canal de televisión pública ZDF advirtió el pasado 8 de diciembre de la existencia de un chat de Telegram en el que había circulado un mensaje de voz planificando un atentado contra el primer ministro de Sajonia, Michael Kretschmer. 

Fue el detonante de una pesquisa policial que terminó este miércoles 15 de diciembre con una redada en Dresde, Alemania, para desmantelar los presuntos planes terroristas.

El grupo de la red de mensajería Telegram Dresden Offlinevernetzung estaba integrado por negacionistas de la pandemia, defensores de teorías de conspiración, activistas antivacunas y militantes de extrema derecha. En sus mensajes aseguraban poseer armas y estar dispuestos a cualquier "sacrificio" para combatir las políticas gubernamentales en torno a la Covid-19.

Tasa más baja de vacunación

La policía incautó varias armas y ballestas en las casas de seis miembros del grupo. Parecía otro de los tantos chats de grupos anti vacunas en Alemania hasta que las amenazas de muerte contra Michel Kretschmer comenzaron a hacerse más graves. El grupo amenazó también a periodistas y científicos que respaldaban las medidas.

En Sajonia está el núcleo duro de la rebelión contra las políticas sanitarias del gobierno que buscan frenar la pandemia. Pese a las grandes presiones, la región tiene la tasa más grande de infectados y la más baja de vacunados de toda Alemania.

Se cree que la gran resistencia de ese estado federal está ligado a la desconfianza en el Estado, heredado o reforzado por su pasado bajo el régimen comunista, y al gran impacto que tienen las medidas contra el coronavirus en las actividades de Sajonia, que depende mucho de su comercio minorista y que todavía está poco industrializada.

Mensajes de odio y amenazas

Un peligro extra que ha producido esta pandemia es una alianza que se ha hecho habitual en Alemania de los grupos antivacunas con la extrema derecha. Los miembros del grupo compartían mensajes antisemitas y consignas de extrema derecha, al mismo tiempo que cuestionaban los planes gubernamentales en torno a la pandemia.

La agresividad de los mensajes de activistas antivacunas y negaconistas de la pandemia se ha intensificado en Alemania en los últimos meses. Las redes sociales han sido escenario de insultos, amenazas y acusaciones de todo tipo, tanto que funcionarios como el propio Kretschmer han pedido reforzar la vigilancia contra grupos radicales que operan fundamentalmente en Telegram.

Pero los mensajes de odio han comenzado a salir de los dispositivos móviles y sus aplicaciones. Al menos 12 políticos alemanes, entre ellos cuatro diputados, han recibido cartas que contienen amenazas e incluso trozos de carne que según las misivas están contaminados con Covid-19 y Zyclon B, el gas usado por los nazis durante el Holocausto. Según el análisis de policía, ni el coronavirus ni el gas venenoso se encontraban presentes en las muestras.

Ante el Parlamento, el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, dijo que su país se "defenderá" contra una "minoría de extremistas" antivacunas. 


Comentarios