Escucha esta nota aquí

El presidente ruso decretó este miércoles más de una semana no laborable, del 30 de octubre al 7 de noviembre, para intentar frenar los contagios por covid-19 e instó a vacunarse. Menos de un tercio de los rusos está completamente vacunado.

Con Xavier Colás, corresponsal de RFI en Moscú

En Rusia, los contagios superan los 30.000 al día y los casos activos de coronavirus en el país podrían alcanzar el millón en la primera semana de noviembre. El país registra 1000 muertes por coronavirus al día.

Ante este negro panorama y con la vacunación estancada en el 31,7%, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha decidido enviar a los ciudadanos a casa. Los rusos tendrán una semana de vacaciones retribuidas desde el 30 de octubre al 7 de noviembre.

Esta semana ya coincide en parte con las vacaciones escolares y solamente el 1, 2 y 3 de noviembre eran laborables, si se tienen en cuenta los fines de semana y días feriados.

La lenta vacunación, el relajado régimen de mascarillas y un año sin casi restricciones hacen que se repita el problema del año pasado. .

En Moscú, 1.500 personas son hospitalizadas diariamente y el número de pacientes  graves o muy graves se ha duplicado. Por eso habrá medidas restrictivas extra en la capital rusa.

   El presidente pidió además a los rusos, muy reacios a la vacunación, a "ser responsables" y sumarse a la campaña de inmunización. "Sólo hay dos maneras de salir de esta pandemia: enfermar o vacunarse", dijo, considerando que el bajo porcentaje de ciudadanos rusos vacunados es "peligroso".

Se ha pedido a los mayores y a los enfermos crónicos que se queden en casa.

Hasta ahora, Rusia ha registrado casi 230.000 muertes por covid-19, de acuerdo al informe gubernamental, considerado subvalorado, puesto que la agencia nacional de estadísticas, Rosstat, ha contabilizado más de 400.000 a fines de agosto.

De acuerdo al sitio especializado Gogov, que realiza un informe cotidiano, menos de un tercio de los 144 millones de rusos están por completo inoculados, puesto que gran parte de la población es escéptica respecto a la eficacia de las vacunas desarrolladas localmente.


Comentarios