Escucha esta nota aquí

Por RFI

Desde 1791, el rojo ha cambiado de color político. Se convirtió en el símbolo de la Revolución, primero francesa y luego comunista. Entonces ¿cómo es que ahora lo encontramos en el escudo de los republicanos conservadores en Estados Unidos, donde la bandera escarlata ha simbolizado durante mucho tiempo al enemigo soviético?

Cherchez l’erreur: El Pequeño Libro Rojo de Mao Zedong y la gorra roja "Make America Great Again" de Donald Trump. ¿Cómo pueden ser del mismo color dos objetos tan políticamente diferentes? El libro de citas del Gran Timonel es uno de los símbolos de la tradición revolucionaria comunista. Y el objeto fetiche del ex presidente republicano se ha convertido en pocos años en el nuevo emblema de la supremacía blanca.

"Todos los colores son social y culturalmente ambivalentes". Esta frase del historiador Michel Pastoureau se aplica perfectamente a las paradojas del rojo. Este especialista en símbolos y heráldica, la ciencia del blasón, ha dedicado además un libro a la historia de este color, publicado en 2016. El cristianismo medieval organizó el simbolismo del color rojo en torno a cuatro polos", explicó en una conferencia en 2017 en la Universidad de Ginebra

Los líderes de la Iglesia distinguieron cuatro rojos a partir de dos referencias: el fuego y la sangre, con la idea de que hay un fuego bueno y otro malo, una sangre buena y otra mala. El fuego bueno es el del espíritu sano, el espíritu de Dios que desciende sobre los apóstoles el día de Pentecostés en forma de lengua de fuego. El fuego maligno son las llamas del infierno. En cuanto a la sangre mala, es la sangre de los delitos de sangre, de la sangre impura, de la sangre injustamente derramada. Y entonces la sangre buena es naturalmente la sangre de Cristo en la cruz, la sangre redentora y salvadora.

La sangre de Cristo en la cruz, de un Jesús que se sacrifica. Este es probablemente el significado político más llamativo del rojo en la historia de Occidente: el valor del sacrificio por los valores, una religión, un país. El rojo simboliza, pues, la sangre de los mártires cristianos. Observen sino la cruz roja sobre fondo blanco del legendario San Jorge matando al dragón. Este soldado de la guardia pretoriana del emperador romano Diocleciano se negó a renunciar a su fe cristiana. Fue asesinado por ello el 23 de abril de 303. Su cruz roja se convirtió en el estandarte de la primera cruzada. Y a finales de la Edad Media se adoptó como bandera nacional de Inglaterra, antes de pasar a formar parte de la Union Jack británica en 1606.

Del orden a la revolución

Casi 200 años después, la bandera roja hizo otra entrada dramática en la política. Hasta la Revolución Francesa, "bajo el Antiguo Régimen, poner una bandera roja significaba advertir de un peligro, por lo que era una bandera con buenas intenciones, bastante pacífica", dice Michel Pastoureau. 

Es incluso el símbolo del mantenimiento del orden por la ley del 21 de octubre de 1789 contra las asambleas, o ley marcial. "El artículo 1 establece que "la fuerza militar debe ser desplegada" en caso de que "la tranquilidad pública esté en peligro", y el artículo 2 estipula que "esta declaración se hará exhibiendo una bandera roja en la ventana principal del ayuntamiento y llevándola en todas las calles y cruces".

Pero todo cambió el 17 de junio de 1791. Tras la fallida huida de Luis XVI a Varenne, una multitud se reunió en el Campo de Marte, en el centro de París. Camille Desmoulins, Marat y Robespierre estaban allí y firmaron una petición exigiendo la deposición del rey que había traicionado a los franceses y la proclamación de una República. Pero había demasiada gente", dice Michel Pastoureau. Se produjeron movimientos repentinos de la multitud y hubo una conmoción. Las autoridades sacaron la bandera roja para invitar a la multitud a dispersarse y sin que nadie sepa realmente por qué, las tropas dispararon, dejando un saldo de varios muertos: los primeros mártires de la Revolución.

 Por eso es que a partir del día siguiente, esta bandera pacífica se convirtió en una bandera política: una bandera insurreccional. Manchada con la sangre de los mártires, se convirtió en el emblema del pueblo sublevado.

La bandera roja se utilizó durante todo el siglo XIX, en las revoluciones francesas de 1830 y 1848, y en la Comuna de París de 1871, donde se convirtió en la bandera de los insurgentes proletarios. El rojo significaba entonces la Revolución por excelencia, en marcha o consumada. Anunció la celebración de la humanidad y su radiante futuro. La izquierda, luego el marxismo y el comunismo, la convirtieron en su norma. La Unión Soviética y la China Popular la adoptaron entonces como bandera nacional. En Pekín, todo se basaba en esta canción a la gloria de Mao: "El Oriente es rojo" (Dongfang hong), que luego se convirtió en el himno de la Revolución Cultural.

Pragmatismo americano

¿Por qué el rojo es hoy el color político de los republicanos en Estados Unidos? ¿Tienen los famosos "estados rojos" adquiridos por el Grand Old Party durante las elecciones estadounidenses el mismo significado que el "cinturón rojo" de los ayuntamientos comunistas en torno a París? ¡Claro que no! La paradoja no deja de tener su punto de gracia. Hasta después del final de la Guerra Fría, era imposible que los partidos políticos estadounidenses se vistieran de rojo vivo porque las referencias al enemigo soviético eran muy infames. En los años 90, demócratas y republicanos todavía se distinguían por sus tótems animales, el burro para los primeros y el elefante para los segundos.

Entonces se produjo un extraño fenómeno, característico de los estadounidenses. En 2000, durante las interminables elecciones presidenciales entre George W. Bush y Al Gore, fueron los grandes medios de comunicación los que decidieron el color de los dos partidos principales. ¿Pero cómo? Archie Tse, el diseñador gráfico del New York Times, lo explicó después: "Elegí el rojo para los republicanos porque ambas palabras empiezan por "r", era más fácil. 

Entre el 7 de noviembre, día de las elecciones presidenciales, y el 12 de diciembre, fecha de la decisión del Tribunal Supremo de conceder la victoria al candidato republicano, hubo cinco largas semanas de recuento de votos en Florida. Mientras que anteriormente ninguno de los principales medios de comunicación utilizaba el mismo código de colores para los mapas electorales, esta vez todos decidieron optar por el "azul demócrata" y el "rojo republicano", simplemente para que fuera más claro para sus espectadores o lectores.

¿Por qué entonces los republicanos aceptaron adoptar el rojo? ¿No tiene un partido el control de su identidad visual? Estados Unidos es un país joven sin tradición como tal", afirma Jean-Éric Branaa, profesor de la Universidad de París II Assas. Su historia está en movimiento: son los medios de comunicación los que opinan y cuentan esta historia. La gente se adhiere. Son pragmáticos: si un grupo se identifica con un color determinado, ¿por qué no? A finales del siglo XIX, los colores se utilizaban simplemente para ayudar a los votantes a identificar a los partidos, recuerda el investigador: "En Texas, en la década de 1880, la papeleta republicana era roja: era sólo un código de colores, sin ningún otro significado, para ayudar a los estadounidenses, que eran muy pocos los que sabían leer". 

Trump cruza la línea roja

Entonces llegó un hombre de negocios con conocimientos de marketing: Donald Trump. Al candidato presidencial republicano se le ocurrió en noviembre de 2016 la idea de una gorra de béisbol totalmente roja, con el lema de su campaña "Make America Great Again" en letras mayúsculas blancas, cuyo acrónimo "MAGA" es un éxito entre sus seguidores. La gorra de béisbol es una marca de reconocimiento en Estados Unidos: se lleva en un partido de fútbol, de hockey, en una universidad", explica Jean-Eric Branaa. Esta gorra se ha convertido realmente en una marca política para los republicanos: si usted ve una multitud con gorras rojas, automáticamente piensa en Trump. Antes de él, no existía. Nadie ha comercializado este objeto fetiche como Trump. Tanto es así que muchos aficionados de equipos de fútbol americano de Nueva York o San Francisco, cuyo color es el rojo, ya no quieren llevar gorras carmesí, ¡porque temen ser tachados de trumpistas!

La postura del magnate inmobiliario cambiará aún más el significado del rojo. Donald Trump se convirtió en el representante de la América blanca, que se siente amenazada por el ascenso demográfico de las minorías y teme perder su supremacía sociopolítica. Evita concienzudamente condenar los excesos violentos de la extrema derecha estadounidense, desde los neonazis hasta los miembros del Ku Klux Klan, pasando por todos aquellos que enarbolan la bandera confederada. "Hoy, llevar la gorra 'MAGA' es como envolverse en la bandera del Sur", escribe un columnista del Washington Post. Estandarte del ejército secesionista en 1863, que se negó a abolir la esclavitud y con ella su modelo económico, la "bandera Dixie" se convirtió en un símbolo abiertamente racista en el siglo XX. Desde la década de 1930, ha sido reivindicada por los partidarios de la segregación racial, incluido el KKK.

Sin embargo, el rojo vivo es uno de los colores más destacados de la bandera confederada: colorea el fondo sobre el que se coloca una cruz azul en forma de "x", decorada con las estrellas que representan a los 13 estados que se separaron del Norte durante la Guerra Civil. Según una interpretación que circula ampliamente por Internet bajo la influencia de los evangélicos, la pancarta tiene un significado religioso: la cruz azul de San Andrés, el primer discípulo de Jesús y patrón de Escocia, y el rojo de la sangre de Cristo. ¿Hemos cerrado el círculo? El rojo de la gorra trumpista, ¿es también un símbolo cristiano? "Este no era el caso en la época de la Confederación", dice Jean-Éric Branaa. 

De hecho, William Porcher Miles, el creador de la bandera, había insistido en darle un significado agnóstico para evitar las críticas de los protestantes y los judíos del ejército confederado. Insistió en que los colores eran los mismos que los de las barras y estrellas nacionales, cuyo rojo es "un símbolo de dureza y valor".

Cargado de significado, aleatorio o utilitario, el rojo en Estados Unidos está ahora marcado políticamente. "No habrá vuelta atrás después de Trump", dice el investigador francés. "Alea jacta est", "La suerte está echada", según la frase de Suetonio a Julio César al cruzar el Rubicón. Este pequeño río costero separaba la Galia Cisalpina de Italia en la época de la República Romana. Contaminada por la tierra, el agua del Rubicón era roja, según cuenta la leyenda. Por ley, ningún general podía cruzar esta frontera con sus soldados en armas sin el permiso del Senado. Una forma de proteger a Roma de un golpe militar. Al desobedecer, César entró irremediablemente en la ilegalidad. Dicho de otra manera, cruzó la línea roja.


Comentarios