Escucha esta nota aquí

Las aguas del Canal de la Mancha que separa Francia del Reino Unido están muy agitadas estos últimos días por la pelea entre los dos países vecinos a propósito de las autorizaciones de pesca en las aguas británicas. Este miércoles la isla anglo-normanda de Jersey y el Gobierno de Londres comunicaron su decisión de no otorgar todas las licencias de pesca suplementarias solicitadas por los pescadores franceses.

Las cuotas pesqueras ya retrasaron el acuerdo final del Brexit por el enfrentamiento entre París y Londres y la pesca fue el último sector en llegar a un consenso. 

El tema sigue siendo elemento de disputa después de que la isla de Jersey haya rechazado 75 licencias de pesca a pescadores franceses. Ha aprobado otorgar sólo 64 licencias de las 169 solicitadas y ha dado otras 31 licencias temporales. 

La isla de Jersey, que está en canal de la Mancha, entre Inglaterra y Francia, es una dependencia de la corona británica con un gobierno propio. 

El sistema de licencias fue introducido como resultado del acuerdo de cooperación y comercio después del Brexit firmado entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Según este acuerdo, el acceso a las aguas de Jersey depende de si los pescadores que lo solicitan pueden demostrar que han pescado allí en el pasado de forma regular.  

Los pescadores franceses se quejan de que se han añadido criterios extra que no habían sido comunicados previamente.  

Todas las barcas que no tengan licencia deberán dejar de pescar en la zona a partir del 30 de octubre. Las autoridades de Jersey y el gobierno de Londres aseguran que están actuando de acuerdo con lo pactado y que están dejando pescar a todo aquel que demuestra que antes del Brexit pescaba allí de forma regular. Pero el gobierno francés estima que están violando los acuerdos.  

Comentarios