Escucha esta nota aquí

Un ex militar colombiano fue imputado el martes por su presunta implicación en el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse el pasado mes de julio, según anunció el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Mario Palacios, de 43 años, está acusado de formar parte del grupo de unos 20 hombres que mataron a Jovenel Moïse e hirieron gravemente a su esposa en su residencia presidencial de Puerto Príncipe el 7 de julio de 2021. Es la primera persona acusada del asesinato del presidente haitiano.

Mario Palacios fue detenido el lunes en Panamá durante una escala en un vuelo desde Jamaica, donde se había refugiado tras el asesinato, hacia Colombia. Fue extraditado por la noche a Miami, donde compareció ante el tribunal el martes. Se enfrenta a la cadena perpetua, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

Exmiembro de las fuerzas especiales colombianas reclutado en mayo por una empresa de seguridad con sede en Miami, su misión era inicialmente garantizar la protección de los dignatarios haitianos. Poco a poco fue evolucionando hasta convertirse en un plan para atacar el palacio presidencial y asesinar al presidente haitiano en la noche del 7 de julio. El grupo, dirigido por un hombre identificado como "co-conspirador número 1", tenía al parecer la misión de matar a Jovenel Moïse. El hombre, que tiene doble nacionalidad haitiana y estadounidense, está detenido en Haití.

Mario Palacios ya ha reconocido haber formado parte de este comando, en primera línea según los investigadores norteamericanos. Afirma que el presidente ya estaba muerto cuando entró en su habitación. También afirma desconocer la identidad de los asesinos, informa nuestro corresponsal en Miami, David Thomson. 

No obstante, Mario Palacios ha accedido a colaborar con las autoridades norteamericanas, que esperan que pueda dar indicaciones sobre el desarrollo de los acontecimientos y sobre el patrocinador de esta operación que parece haber sido preparada en Estados Unidos.

Mario Palacios, sobre el que pesa una nota roja de Interpol por "asesinato y complicidad en asesinato", "aceptó la extradición voluntaria" a Estados Unidos y tomó un vuelo a Miami el lunes por la noche, según la jefa de los servicios migratorios panameños, Samira Gozaine.

Más de 40 detenidos

Más de 40 personas, entre ellas 18 colombianos y haitianos-estadounidenses, han sido ya detenidas en relación con la investigación del asesinato de Jovenel Moïse, que tuvo lugar en su domicilio sin que ninguno de sus miembros de seguridad resultara herido.

El asesinato del presidente agrandó la profunda crisis política en la que Haití está inmerso desde hace años.

El primer ministro Henry también denunció haber sido blanco de un intento de asesinato.

En una entrevista con la AFP publicada el lunes, Henry dijo que tuvo que abandonar precipitadamente las celebraciones de la fiesta nacional, el sábado en la ciudad de Gonaives, bajo ráfagas de disparos que impactaron en su vehículo blindado.

Sin un parlamento funcional desde hace dos años y con un poder judicial paralizado, Haití, el país más pobre del Caribe, se hunde en una crisis de gobernanza.

El creciente control de las pandillas sobre el territorio nacional lastra las esperanzas de una mejora de las condiciones de vida para la población, víctima de secuestros cometidos a diario por las bandas armadas.

Al menos 950 secuestros fueron registrados en Haití en 2021, según el Centro de Análisis e Investigación de Derechos Humanos, con sede en Puerto Príncipe.

Comentarios