Escucha esta nota aquí

Un ciudadano de Sri Lanka cercano al grupo Estado Islámico apuñaló a seis personas este viernes en un supermercado de Auckland, antes de ser abatido por la policía, indicó la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

El hombre cercano al grupo yihadista Estado Islámico apuñaló a seis personas en un supermercado de Auckland antes de ser abatido por la policía mientras era vigilado constantemente por agentes de civil.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, se mostró "devastada" por el hecho de que el hombre haya podido perpetrar este "despreciable" atentado estando en la lista antiterrorista.

El esrilanqués, que llegó a Nueva Zelanda en 2011, entró en un centro comercial de las afueras de Auckland, cogió un cuchillo de una vitrina y empezó a apuñalar a los transeúntes, dijo Ardern.

La primera ministra dijo que seis personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, antes de que los policías que lo custodiaban abrieran fuego un minuto después del ataque.

"Lo que ha sucedido hoy ha sido despreciable, ha sido odioso, ha estado mal", dijo.

"Lo cometió un individuo, no una religión, ni una cultura, ni una etnia. Sólo él es responsable de estos actos".

Preguntada por los motivos del autor, explicó: "es una ideología violenta e inspirada por el grupo Estado Islámico".

Ardern dijo que no podía revelar todo sobre el hombre debido a una orden judicial anterior que prohibía la publicación de información sobre él.

El gobierno tratará de que se levante el secreto para que los neozelandeses puedan entender mejor los antecedentes, añadió.

"Actuó solo"

Ardern dijo que el hombre había pasado un tiempo en la cárcel antes de ser liberado porque no había ninguna base legal para que siguiera detenido.

"El hecho de que viviera en la comunidad demuestra que no hemos utilizado la ley como hubiéramos querido", dijo.

Las autoridades creen que el hombre actuó solo y que el público ya no corre peligro, dijo el comisario de policía Andrew Coster.

Coster reconoció que hay que preguntarse por las circunstancias que permiten que se produzca una agresión delante de los policías, pero defendió la actuación de sus agentes.

 "Me complace, basándome en la información de que dispongo, que el equipo implicado no sólo haya hecho lo que se esperaba de él en esta situación, sino que lo haya hecho con gran valor", añadió el Sr. Coster.

"La realidad es que cuando se vigila a alguien las 24 horas del día, no es posible estar en su entorno inmediato todo el tiempo", agregó.

Nueva Zelanda vivió su peor ataque terrorista en marzo de 2019 en Christchurch, cuando un supremacista blanco abrió fuego contra dos mezquitas, matando a 51 personas e hiriendo a otras 40.

Comentarios