Escucha esta nota aquí

Vladimir Putin se ausentó del G20 y de la Cop 26, pero estará en Nueva Delhi el lunes 6 de diciembre. Este es su segundo viaje fuera de las fronteras rusas desde el inicio de la pandemia, tras su encuentro con Joe Biden en Ginebra en junio. Se trata de un viaje poco frecuente, y no sólo porque las relaciones entre Moscú y Nueva Delhi sean tradicionalmente buenas, sino también porque hay que mantenerlas.

Con nuestros corresponsales en Moscú, Anissa el-Jabri y en Nueva DelhiSébastien Farcis.

Vladimir Putin está de visita este lunes 6 de diciembre en Nueva Delhi para una minicumbre excepcional entre India y Rusia: le acompañan sus ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, y se espera que firme importantes contratos de armamento, incluidos los controvertidos misiles S400. Se trata de un viaje importante, ya que es la segunda vez que el presidente ruso realiza un viaje oficial fuera de su país desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Aunque Rusia e India tienen buenas relaciones desde hace décadas, cada uno tiene alianzas que preocupan al otro. Los vínculos entre Rusia y China, pero también recientemente con Pakistán -a raíz de la nueva situación en Afganistán-, preocupan a Nueva Delhi.

India, un buen cliente para los rusos

Rusia, por su parte, ve con malos ojos la apuesta estadounidense de convertir a su socio histórico en un pivote de su estrategia contra Pekín. A Rusia también le irrita la emancipación de India y la diversificación de su cartera comercial, especialmente en el campo de las armas. En este mercado, la cuota de Rusia ha caído por debajo del 50%. Los europeos y los estadounidenses han llegado a competir con ella. Washington ha vendido patrullas marítimas y aviones no tripulados a Nueva Delhi.

Durante décadas, Rusia ha sido el principal proveedor de armas de India: casi dos tercios de las compras de armas en el extranjero de Nueva Delhi proceden de Rusia. Y esta visita debería sellar dos importantes contratos: la puesta en marcha de la producción en India de 750.000 fusiles automáticos Kalashnikovs AK203 gracias a una transferencia de tecnología, y sobre todo la venta de los avanzados misiles de crucero S400, a pesar de la amenaza de sanciones de Estados Unidos.  

Sin embargo, tanto Moscú como Nueva Delhi querrán preservar la relación. Vladimir Putin ha prometido a China una visita para los Juegos Olímpicos, pero ha tenido el gesto de ir primero a la India. Sin duda, Narendra Modi también tendrá gestos de amistad a cambio.

El tema de las vacunas debe ser discutido, ya que Moscú ha firmado acuerdos con Nueva Delhi para la producción de cientos de millones de dosis de su suero estrella contra el coronavirus, el Sputnik V.


Comentarios