Escucha esta nota aquí

Tras el entrenamiento de la mañana de este miércoles, se hizo notoria la intranquilidad de la selección nacional, pues los futbolistas se reunieron para analizar el pedido de Oriente y Blooming para que sus jugadores abandonen la concentración, en protesta por la inseguridad jurídica en el fútbol nacional y porque no se respeta el mandato constitucional que reconoce como presidente de la FBF a Robert Blanco.

En el comité ejecutivo federativo respaldan a Marcos Rodríguez, que tiene la firma habilitada para retirar dinero de las cuentas de la FBF.

Los jugadores de Blooming son José María Carrasco, Jesús Sagredo, Junior Sánchez, César Menacho, Antonio Bustamante y Nelson Orozco. Por Oriente, los que fueron llamados a retirarse de la concentración son Ronaldo Sánchez, Ferddy Roca y Matheo Zoch.

A ellos también se sumarían Carlos Saucedo, Harry Céspedes, Bruno Miranda, Guimer Justiniano y Wálter Antelo, de Royal Pari, club que también emitió un comunicado para que sus seleccionados se retiren. En total, bajo presión de sus clubes, serán 14 los futbolistas que dejen la concentración, de los 32 que están entrenando en La Paz.

Esta situación de crisis se da a poco del debut de Bolivia en las eliminatorias sudamericanas de visitante ante Brasil, el 9 de octubre, y de local contra Argentina, el 13 del mismo mes. El técnico César Farías dispuso que la selección se concentre el 17 de agosto en Santa Cruz, para que luego, tras 25 días de trabajo, se traslade a La Paz. 

Si los 14 jugadores abandonan la concentración este miércoles es poco probable que vuelvan al trabajo desde el 5 de octubre, que es la fecha con anticipación a los partidos oficiales que la FIFA obliga a cederlos. En caso de retornar, los futbolistas deben cumplir 48 horas de cuarentena por el Covid-19, para recién integrarse.