Escucha esta nota aquí

Buenas noticias para el fútbol cruceño. Los clubes Guabirá y Royal Pari retornaron al trabajo presencial este martes, con la mira puesta en el reinicio del torneo Apertura que todavía no tiene fecha. Se suman a Oriente Petrolero, que volvió a San Antonio el 11 de agosto. Mientras que Blooming y Real Santa Cruz mantienen sus entrenamientos virtuales.

El equipo azucarero tuvo su primera sesión en el Complejo Celina, ubicado en Montero. Los futbolistas llegaron uno a uno y fueron ingresando, previos controles que están especificados en el protocolo de bioseguridad aprobado por las autoridades sanitarias, como la toma de temperatura y la desinfección de toda su vestimenta.

“Trabajarán en un solo turno (desde las 8:00) y en grupos de a cinco futbolistas, como lo establece el protocolo. Mientras que cuando se formen dos grupos, cada uno será integrado por 15 jugadores, manteniendo el distanciamiento que corresponde”, informó a DIEZ Richard Pizarro, gerente deportivo de la institución deportiva.

En el Urubó

En la misma línea, el conjunto inmobiliario puso primera en sus instalaciones de Kalomai. Los futbolistas siguieron paso a paso las recomendaciones de las autoridades e iniciaron su primera práctica después de casi seis meses. “Estoy contento de estar aquí, después de tantos meses. Es una alegría ver a mis compañeros y a los integrantes del cuerpo técnico”, dijo el volante Iker Fernández.

El entrenamiento tuvo un condimento especial, pues se convirtió en el primero que dirige Miguel Ángel Ábrigo como director técnico oficial. El argentino conversó con sus pupilos y posteriormente comenzó el trabajo. 

“Previo al inicio de las sesiones de trabajo, el cuerpo médico conversó con cada grupo de jugadores para repasar el protocolo de bioseguridad a detalle”, informó Royal Pari en sus redes sociales.

Hasta el momento, Blooming y Real Santa Cruz no han retornado a los entrenamientos presenciales pero ambos  clubes tienen el protocolo de bioseguridad aprobado por las autoridades sanitarias.