Escucha esta nota aquí

Un tirón más y están todos adentro. La dirigencia de Royal Pari informó este viernes que sumaron tres jugadores más del grupo que no había aceptado la oferta económica por los sueldos de marzo, abril y mayo.

No especificaron si se trataban de los extranjeros o de los nacionales que en principio no aprobaron la reducción salarial que les propuso el club. Lo concreto es que había malestar. Es el caso de los españoles  Alonso Sánchez, Iker Hernández y del brasileño Thiago Ribeiro, quienes habían anunciado, según David Paniagua, secretario general de Fabol, que iban a demandar al club ante FIFA si es que no llegaban a un acuerdo económico.

En esta línea estaba el experimentado atacante Carlos Saucedo. Pablo Chávez, vicepresidente de Royal Pari, explicó que de a poco van solucionando el tema económico con la plantilla profesional y con notorio optimismo adelantó que hasta este sábado iban a arreglar con todos.

“Conmigo ya arreglaron la semana pasada. Espero que con el resto también lo hagan”, dijo el defensor argentino Mariano Brau y uno de los capitanes del equipo.

Paniagua contó que la dirigencia de Royal Pari optó por negociar con cada jugador la reducción, decisión que fue aceptada por el gremio con el fin de que sus afiliados puedan encontrar una salida a sus demandas. Se conoció que la dirigencia ofreció pagar el 50 por ciento de marzo y solo el 25 % de abril y mayo. Las negociaciones generaron flexibilidad en las posturas de ambos lados.

Royal Pari ha sido el último club en arreglar, de los 13 de la División Profesional que ya solucionaron este tema, con gran parte de su plantilla sobre sueldos adeudados. Por ahora, el único que sigue negociando con sus futbolistas es Real Santa Cruz.