Escucha esta nota aquí

Si se trata de psicología deportiva, una referente a nivel nacional es Tusnelda Patricia Flores Schemmel. Con más de 18 años en la actividad, posee una licenciatura en Psicología, una maestría en Psicología de la Actividad y Deporte, además de una especialidad en Psicología aplicada al fútbol. Tusnelda creció en un ambiente futbolero siendo hija de Adolfo Flores, uno de los más brillantes goleadores del fútbol boliviano en la década de los 60’ y 70'. Actualmente trabaja en Royal Pari donde es pieza importante en el cuerpo técnico que encabeza el argentino Cristian Díaz.

Desde pequeña estuvo rodeada de pelotas de fútbol y acompañaba a su padre al estadio. “De chica ingresaba a los vestuarios acompañando a mi papá, además fui mascota de algunos equipos”, contó Tusnelda. La pasión por el deporte terminó atrapándola y aunque influía bastante el entorno familiar, nunca se vio presionada a hacer algo de manera forzada. “Todo se dio de modo natural, mis padres me dieron la libertad de hacer lo que más me gustara, eso sí, de la mejor manera y utilizando valores como la lealtad, la responsabilidad y la honestidad,” dijo la joven profesional.

El fútbol no es la única disciplina donde Tusnelda ha ejercido su profesión. También ha trabajado con deportistas de élite como el motociclista ‘Chavo Salvatierra', la raquetbolista María José Vargas y el tirador deportivo Rudolf Knijnenburg, siendo algunos de los atletas más reconocidos a escala nacional. Durante una década prestó sus servicios al Club de Tenis Santa Cruz. El año 2003, fue la primera vez que incursionó en un club de fútbol profesional cuando Blooming contrató sus servicios. Más adelante tuvo dos ciclos en Oriente Petrolero y posteriormente recaló en Royal Pari, donde ya lleva más de un año y medio transmitiendo sus conocimientos. Además, ha pasado por distintas Selecciones Nacionales en categorías menores y ha asistido a diversas competencias tanto locales como internacionales. Entre las más destacadas se encuentran los Panamericanos, torneos mundiales de diferentes disciplinas y los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El manejo grupal es un arte

Sumando experiencias, Tusnelda ha llegado a identificar la importancia del trabajo en equipo. ”El manejo grupal es un arte, uno tiene que buscar la manera de descubrir los liderazgos, tener una buena comunicación y lograr una identidad. Cada grupo te plantea una nueva forma de trabajar, pero hay que respetar los patrones que se encuentran,” dijo la psicóloga.  Además, pone énfasis en el respeto interno para que nadie se crea superior al otro y todos sumen propósitos y esfuerzos de la misma manera.

“Todos los puntos son importantes, nunca hay que subestimar o restarle importancia  a ciertos enfoques. Por encima del jugador está el ser humano y no nos tenemos que olvidar que cada persona pertenece a un sistema familiar y cultural diferente. Si logramos comprender rápido en qué ambiente se desenvuelve cada jugador, se puede sacar mayor provecho en el trabajo”.

Si bien 2020 fue un año anormal debido a la pandemia, Tusnelda cree que el deportista tiene un plus que le ayuda a adaptarse de manera rápida a las más difíciles circunstancias.

El deportista boliviano, un diamante

Tusnelda considera que el deportista boliviano tiene todas las aptitudes y cualidades necesarias para sobresalir en todo terreno. “Estoy muy a favor del deportista boliviano, conozco mucho el potencial que cada atleta tiene. Es como un diamante, hay que saber pulirlo de la mejor manera para que alcance a brillar. Las experiencias que he tenido con ellos han sido muy positivas", subrayó.

Comentarios