Escucha esta nota aquí

Una cabalgata con cientos de jinetes fue el escenario que marcó ayer por la mañana la apertura de la vitrina comercial más grande de la Chiquitania, la Feria Exposición de San Ignacio de Velasco (Fexposiv), que comprende los sectores pecuarios, agrícola y artesanal.

Esta muestra ferial especializada, que hoy cumple 25 años, es una iniciativa de la Asociación de Ganaderos de San Ignacio de Velasco (Agasiv) y cuenta con el apoyo de la Asociación Boliviana de Criadores de Cebú (Asocebú) y la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz).

Con la Fexposiv, que se prolongará hasta el 4 de agosto, empezó la semana de aniversario patronal y de aniversario (271 años) de fundación del pueblo, capital de la provincia Velasco, jurisdicción de la Chiquitania que, por su crecimiento en el área pecuaria de alta genética, ostenta el título de Capital del cebú.

La presidenta de la Asociación de Ganaderos de San Ignacio de Velasco (Agasiv), Mercy Mayser, indicó que 30 expositores participan en la feria, y que esta semana está previsto subastar 200 bovinos de élite; Señaló que “con todo el movimiento económico durante la semana se estima generar alrededor de $us 1 millón”.

Solo para exhibición hay en el predio ferial un total de 250 bovinos, animales que también participarán del juzgamiento para elegir a los mejores ejemplares.

Para el juzgamiento del ganado la Agasiv invitó a un juez de Brasil que posee amplia experiencia en este tipo de actividades.

En el área de exposición comercial hay una amplia variedad de vehículos, maquinaria, insumos agropecuarios y entidades financieras con la oferta de créditos.

Liderazgo departamental

La región velasquina se sitúa en el primer lugar de la producción pecuaria del departamento. De tener 112.000 bovinos durante la gestión 2010 ahora cuenta con más de 530.000 cabezas de ganado.

“El municipio de San Ignacio de Velasco lidera la producción ganadera en el departamento de Santa Cruz, tomando en cuenta que en esta jurisdicción se cría una importante cantidad de bovinos, que luego se la lleva a la zona integrada para ser terminada. Es decir que San Ignacio se crían los toritos y vaquillas, para después ser traslados a las propiedades cercanas a la ciudad, donde son acabados con sistemas intensivos de engordes, antes de ir a los centros de remate y a los frigoríficos y centros de abate”, fue el comentario de Mario Castedo, expresidente de Agasiv.

Mercy Mayser remarcó lo dicho por Castedo señalando que el crecimiento de la ganadería en San Ignacio se debe, por un lado, a las buenas condiciones de la tierra y pastura que hay en la zona, y, fundamentalmente, por las grandes inversiones que han realizado los productores pecuarios, que han convertido las haciendas en empresas ganaderas, generando de esta manera empleos para los profesionales veterinarios y zootecnistas.

Comentarios