Escucha esta nota aquí

Cenar demasiado, comer tarde, o acostarte inmediatamente después de cenar, optar por un plato pesado, abundante o con exceso de picante, grasa o azúcar te traerá problemas a la hora de intentar conciliar el sueño, y puede provocarte pesadillas e indigestión. De todas maneras, ir a la cama sin cenar tampoco es lo recomendable.

Lo ideal es optar por la solución equilibrada y preparar una cena ligera y saludable, que te ofrezca sensación de saciedad y que esté compuesta por alimentos poco grasos y de fácil digestión. Además, es recomendable esperar un par de horas para acostarte.

Los alimentos ricos en triptófano, un aminoácido necesario para producir serotonina y melatonina, son los recomendables a la hora de la cena, porque influyen de forma directa en el sueño. A continuación te damos una lista de los diez productos que puedes ingerir antes de ir a dormir.

Leche

Considerada popularmente como un remedio natural contra el insomnio, una taza de leche tibia es el broche perfecto a la jornada si quieres dormir bien. Esto se debe a la presencia de triptófano, que ayuda a los neurotransmisores del ciclo del sueño, y al calcio, encargado de asimilar esta sustancia. Si la leche no te gusta, puedes reemplazarla por un vaso de yogur.

Cereza

Esta dulce y jugosa fruta constituye una fuente natural de melatonina, que además de contribuir a mejorar tus hábitos de sueño, protegen el corazón, estimulan la circulación, tienen propiedades antiinflamatorias y diuréticas, y son el alimento del cerebro por excelencia.

Miel

Añadir una cucharadita de miel a tu taza de leche o a tu infusión luego de la cena, te ayudará a dormir. La razón es porque contiene glucosa que produce en el cerebro el efecto de disminuir la función de la orexina, una sustancia directamente relacionada con la vigilia. 

Chocolate negro

Además de que comerlo semanalmente contribuye a una mejor función cerebral, el chocolate negro, rico en antioxidantes y flavonoides, estimula la producción de serotonina, que permite que tu cuerpo y tu mente se relajen antes de dormir.

Avena

También recomendada para el desayuno, es fundamental para tu sistema cardiovascular y estimula la producción de melatonina, ayudándote a conciliar el sueño.

Banana

Esta fruta, considerada un superalimento por su enorme riqueza nutritiva, también provoca la estimulación melatonina y la serotonina claves para la calidad de sueño. Su contenido en magnesio y potasio, sustancias que actúan como relajantes musculares, hacen del plátano un postre delicioso para la cena.

Carne de pollo o pavo

Entre todas las carnes, la de pollo o pavo se caracterizan por ser bajas en grasa, con un alto valor proteico, ricas en triptófano y fáciles de digerir. Son ideales para cenar ligero y garantizarte un sueño espléndido.

Pan integral, arroz y pastas

Los hidratos de carbono en raciones moderadas y combinados con las proteínas favorecen el sueño porque potencian la utilización de triptófano para la segregación de serotonina y melatonina.

Nueces y almendras

Entre los beneficios del consumo de frutos secos se encuentra su capacidad para inducirte a un sueño reparador debido a que contienen triptófano y magnesio. Además, el aporte de ácidos grasos poliinsaturados, como el ácido linoleico, previenen el insomnio.

Infusiones de hierbas

Té como el de manzanilla, lavanda, tilo o limón se caracterizan por sus propiedades relajantes y sedantes que ayudan a que tu organismo alcance el sueño más rápido y obtenga un mejor descanso.