Escucha esta nota aquí

Cuando escuchas levantamiento de pesas seguramente lo primero que se viene a tu mente es que es una actividad para hombres, y para ti como mujer no es la mejor opción para ejercitarte. Resulta que el entrenamiento con pesas es un excelente extra para fortalecer tu cuerpo y un magnifico aliado para el desarrollo de tus músculos; desde tonificarlos hasta aumentar volumen.

Desde ahora retira de tu mente los mitos de que las pesas hacen del cuerpo de una mujer un aspecto más varonil. Esto ocurriría al cabo que entrenes muchísimo y tu dieta esté basada en aumentar volumen, pero si tus intereses están por debajo de esta especificación, desde luego, lo único que podrás obtener de manera progresiva es un cuerpo definido, tonificado y con volumen de acuerdo a tus metas.

A continuación te compartimos 10 beneficios de este tipo de entrenamientos y porqué es recomendable si eres mujer.

Reduce el estrés

Está demostrado que realizar ejercicio físico ayuda a reducir el estrés, incluso aunque sean unos pocos minutos al día. En esta línea, entrenar con pesas también te permite liberar las tensiones del día. Según diferentes estudios, que resumen en este artículo publicado por el portal Objetivo Bienestar, las pesas aumentan la producción de norepinefrina, un neurotransmisor que puede moderar la respuesta del cerebro al estrés. 

Dormirás mejor

Entrenar con pesas estimula la liberación de serotonina, un neurotransmisor que se sintetiza a partir de la transformación del aminoácido triptófano. Se la encuentra en plantas y animales interviniendo en muchos procesos fisiológicos. 

Gracias a la liberación de la serotonina aumentan los niveles de melatonina en el cuerpo. ¿Sabías que esta hormona aumenta en nuestro organismo durante las horas nocturnas? 

Perderás grasa

Está demostrado que una manera eficaz de perder peso es sustituir la grasa por músculo. Ese es precisamente el objetivo de la musculación: ayudarte a tonificar tu cuerpo reduciendo los niveles de grasa corporal. La musculación constante de brazos y piernas aumenta el metabolismo, de manera que tanto mujeres como hombres siguen quemando calorías incluso horas después de haber finalizado su entrenamiento. 

Quemarás más calorías

En línea con el beneficio anterior, el entrenamiento con pesas ayuda a quemar calorías incluso cuando estás descansando, de manera que pronto empezarás a notar los beneficios en tu silueta.

Tu actitud será más positiva

El entrenamiento con pesas te conecta con tu interior. Es un trabajo individual contigo. No te hace depender de nadie. Cuando lo conviertes en un hábito, logra que te sientas más segura de ti misma y ganes confianza para llevar a cabo tus proyectos personales y profesionales. 

Reducirás riesgo de sufrir lesiones

Entrenar con pesas te ahorrará más de un disgusto con tus articulaciones, tendones y ligamentos. Este tipo de entrenamiento te ayuda a mantener fuertes todos estos tejidos blandos, de manera que reducirás considerablemente el riesgo de sufrir lesiones. 

Tu corazón será más fuerte

Entrenar con pesas es prácticamente un sinónimo de entrenar tu corazón. Según este artículo, los estudios sugieren que las rutinas de resistencia con pesas reducen la presión arterial. Es más, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda a los adultos la realización de entrenamientos de pesas al menos dos veces por semana. 

Tendrás un cuerpo tonificado

Las pesas ponen nuestros músculos a trabajar. Verás cómo tus músculos crecen, poco a poco, y tu cuerpo cambia y mejora su aspecto físico. 

Aumentará tu volumen

El entrenamiento con pesas te puede ayudar a aumentar tu volumen, pero más bien en el medio o largo plazo. Primero tonificarás, después ganarás volumen. Para conseguirlo es esencial que escojas bien qué ejercicios vas a realizar y no te centres solamente en uno. Recuerda que los músculos necesitan variedad para estimularse. 

Te será más fácil seguir una dieta equilibrada

Entrenar con pesas es un hábito. Si lo mantienes, te resultará más fácil mantener otros hábitos saludables en otras esferas de tu vida, como en el de la alimentación.