Hay mucha fe en el uso de esta opción de la medicina, pero llega con algunas advertencias

El Deber logo
10 de febrero de 2022, 18:45 PM
10 de febrero de 2022, 18:45 PM

Crédito: Clínica Mayo/FDA

Las células madre son la materia prima del cuerpo; a partir de ellas se generan todas las demás células con funciones especializadas. Bajo las condiciones adecuadas en el cuerpo o en un laboratorio, las células madre se dividen para formar más células llamadas células hijas.

La explicación del interés de médicos e investigadores en este tipo de células, según la Clínica Mayo, radica en que aumentan la comprensión sobre cómo ocurren las enfermedades. Generan células sanas para reemplazar las células enfermas (medicina regenerativa), es el caso de lesiones de la médula espinal, diabetes tipo 1, enfermedad de Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Alzheimer, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, quemaduras, cáncer y osteoartritis. “Las células madre pueden tener el potencial de crecer hasta convertirse en tejido nuevo para su uso en trasplantes y medicina regenerativa”, dice la Clínica Mayo.

Las células madre también ayudan a probar nuevos medicamentos en cuanto a seguridad y eficacia. Su origen son las células madre embrionarias, adultas y células adultas modificadas para que tengan las propiedades de las células madre embrionarias (células madre pluripotentes inducidas) y, por último, de las células madre perinatales (del líquido amniótico y del cordón umbilical).

La controversia sobre las células madre embrionarias es que se extraen de embriones humanos conseguidos en centros de fertilización in vitro y que nunca fueron implantados en algún útero.

Advertencias
La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), advirtió que se han dado casos de algunos pacientes que en busca de curas y remedios pueden ser presa de tratamientos con células madre ilícitos y potencialmente perjudiciales.

Estos tratamientos pueden ser de eficacia no comprobada y con efectos negativos, ya que los casos que requieren no son tan sencillos, como ocurre con el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

En Bolivia, el tema está regulado por el Decreto Supremo 1115, de diciembre de 2011, bajo la figura de control de donaciones o trasplantes de células, tejidos u órganos bajo los principios de oportunidad, eficiencia, “gratuidad”, etc. Actualmente el Banco Regional de Sangre tiene máquinas de aféresis, con las que puede realizarse extracción de células madre, con miras a los trasplantes.

Según el portal El Economista, de México, en los últimos tiempos se ha llamado de todo a las células madre, desde tratamiento curatodo hasta terapias milagrosas. Esta utilización de las células madre de manera indiscriminada y muchos de ellos, sin sustento científico o comprobación médica de su efectividad, ha generado preocupación en la comunidad médica, pues podrían ser ilícitos y potencialmente perjudiciales.

La Agencia Española de Medicamentos alertó sobre publicidad sobre uso de células madre en estética facial
(no aprobado).

Los tratamientos, en el caso de Bolivia, deben ser autorizados por el Ministerio de Salud y con base en protocolos médicos que se ofrecen en las instituciones del sector salud.

Existen ofertas de diversos tipos, supuestamente con células madre, pero en realidad estas tienen usos específicos. Por ejemplo, se utilizan para el trasplante de médula ósea para tratar el cáncer, los problemas hepáticos y las enfermedades autoinmunes, hematológicas, etc. 

Las células madre del cordón umbilical de un recién nacido son una opción con mirada de futuro, ya que permiten a los padres recolectar y almacenar (criopreservar) las células madre del menor, y que podrían ser utilizadas en un futuro para tratarle enfermedades graves a través de la restauración y regeneración.