Escucha esta nota aquí

La “nueva normalidad” ha cambiado. Ahora que el uso de la mascarilla es obligatorio en muchos lugares, se pueda o no mantener la distancia física de seguridad, nuestra piel estará mucho más tiempo en contacto con este elemento de protección.

A causa del sudor y la fricción con la mascarilla, entre otros factores, la piel podría experimentar irritación. Para evitarlo, es importante tomar medidas de higiene que mantengan tu rostro sano o que, al menos, no agraven ningún problema dérmico que ya padezcas.

Las personas con afecciones dermatológicas como dermatitis seborreica, rosácea, alergias, o padecimientos ligados al estrés y la ansiedad, pueden ser más propensas, por lo que consultar con un especialista las medidas de prevención para tener en cuenta es una buena alternativa para asegurarte que estás protegiendo tu piel de la forma adecuada.

Te compartimos unos prácticos consejos de portales internacionales sobre salud. Toma nota y siempre consulta a tu médico si estás experimentando irritación, picazón frecuente, urticaria, acné o cualquier otra afección que pueda ser causada por su uso.

Consejos para cuidar la piel de la cara durante le uso de mascarillas

1. ¿Cómo cuidar la piel del rostro? Lávate muy bien la cara con un jabón neutro. Sécala con cuidado, sin frotar, y dando pequeños golpecitos.

2. Aplícate una crema hidratante sin fragancia. Pon especial cuidado en las zonas de mayor contacto con la mascarilla. Una buena hidratación te ayudará a evitar la fricción entre la piel y la mascarilla.

3. En zonas como la nariz, mejillas u orejas, se puede lograr una especie de barrera con un poco de vaselina.

4. Si puedes evitar maquillarte, hazlo. La piel necesita respirar y un maquillaje denso al usar la mascarilla puede impedirlo. Al menos, intenta no maquillarte las zonas que permanecerán tapadas por la mascarilla.

5. Si te ves en la obligación de usar la mascarilla durante largos períodos de tiempo, procura aligerar la presión cada dos horas. En este sentido, las tiras que unen las dos gomas por detrás de la cabeza son altamente efectivas.

6. Si vas a usar protector solar, asegúrate de que sea muy fluido y de fácil absorción.

7. No olvides que las mascarillas acumulan muchísimas bacterias y microbios durante todo el día, por lo que es necesario manipularla con extremo cuidado y seguir las medidas de recambio y desinfección detalladas por el fabricante, ya que hay mascarillas que se recomiendan cambiar cada 8 horas y otras que son reutilizables. Si tienes dudas sobre este punto, es importante consultar con tu médico o tu farmacéutico.

8. Finalmente, si eres una persona propensa a desarrollar acné ten especialmente cuidado si usas en algún momento mascarillas de tela ya que es preferible que evites tejidos como el nylon o el poliéster, pues tienden a atrapar el sudor y, en consecuencia, a aumentar el riesgo de aparición de afecciones cutáneas como la irritación.

No olvides lavarte las manos frecuentemente, evitar tocarte la cara y, por supuesto, hacer un uso correcto de la mascarilla en todo momento.