Escucha esta nota aquí


Tres virus, tres alertas y tres riesgos para la población. Santa Cruz enfrenta en estos momentos una triple amenaza a la salud pública: el coronavirus, el sarampión y el dengue; una peligrosa combinación cuyos síntomas pueden confundirse.

A esto es lo que las autoridades sanitarias denominan sindemia, que es un concepto que hace referencia a una situación epidemiológica compleja en una región, en la cual esta tiene que enfrentarse simultáneamente a varias epidemias, afirma el gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Alberto Hurtado.

Además del riesgo de que estas tres enfermedades se propaguen hasta saturar los servicios de salud, a las autoridades sanitarias les preocupa que se presenten afectados con cuadros graves, porque la gente puede confundir síntomas al tener similitud y por el riesgo de coinfección, es decir, que una persona contraiga los tres virus o dos ellos de forma simultánea.

SÍNTOMAS PARECIDOS

La situación epidemiológica que atraviesa Santa Cruz representa un enorme desafío de salud pública, principalmente debido a que las enfermedades que son causadas por virus pueden tener síntomas similares y pueden fácilmente confundirse y complicar más los cuadros.

En el caso específico del Covid-19, dengue y sarampión “evidentemente éstas tienen características muy parecidas, especialmente en el inicio de la enfermedad”, dice Hurtado.

“Por ejemplo, en el sarampión y el dengue, ambas se presentan con fiebre alta al inicio de la enfermedad (por encima de los 38 grados), mientras que el coronavirus produce fiebre alta a los cuatro o cinco días del inicio del cuadro debido a la viremia que existe”, explica el epidemiólogo.

Agrega que, de igual manera, el sarampión al comienzo y el dengue al final producen exantemas, que son esos puntos rojos y blancos que aparecen en la piel. Ambas enfermedades en su inicio producen congestión óculo-nasal, es decir, los afectados presentan ojos rojos y congestión nasal, síntomas que también pueden presentarse en el coronavirus, pero a partir del cuarto día.

“Como vemos hay similitudes en los síntomas y de ahí la recomendación de acudir inmediatamente al centro de salud si presenta fiebre o malestar general para que sea el médico quien haga un diagnóstico correcto e indique el tratamiento. Es el médico quien va a discernir qué cuadro es, según los síntomas y signos. Por ejemplo, el profesional sabe que el dengue viene con mucho dolor de cuerpo (mialgias), mientras que el sarampión y coronavirus no”, afirma Hurtado.

Además, en el centro de salud se harán las pruebas de laboratorio necesarias para descartar o confirmar el diagnóstico clínico.

COINFECCIÓN

Pero también está el problema de las coinfecciones. Esto se da cuando una persona puede tener simultáneamente, por ejemplo, coronavirus y dengue, o coronavirus y chikunguña, etc.

Se desconoce cuál puede ser el impacto de la circulación simultánea de coronavirus y sarampión, pero las autoridades sanitarias están seguras que una coinfección de ambos virus podría ser peligrosa.

“Aún no hemos tenido casos confirmados de dengue y coronavirus o de dengue y sarampión, pero seguramente en la epidemia de dengue y coronavirus que vivimos en abril, mayo y junio hubo algunos casos. En ese periodo nuestro sistema de salud estaba orientado solamente a controlar el coronavirus por la emergencia mundial”, explicó Hurtado.

Precisó que el sistema sanitario atendió varios pacientes con síntomas de dengue y que también habían dado positivo a coronavirus, por lo que ya conoce el manejo de estos pacientes.

En cuanto a la gravedad de los cuadros, el epidemiólogo del Sedes indica: “Es muy complicado. Imagínese un cuadro de coronavirus y dengue. La persona tiene todo el sistema respiratorio dañado por el Covid-19 y el sistema circulatorio afectado por el dengue, porque puede producir daños en la coagulación, hemorragias y extravasación de líquidos”.

Y en caso de coronavirus y sarampión “también puede ser grave”, agrega, porque ambos producen neumonías, mientras que el sarampión también provoca encefalitis.

Precisamente por eso es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que es importante que en los lugares donde, además del Covid-19, circula dengue y sarampión, los profesionales de salud sean conscientes de que el paciente puede tener dos infecciones. Recomienda llevar a cabo pruebas no solo para conocer la situación del coronavirus, sino también para poder detectar y diferenciar las enfermedades.



Comentarios