Escucha esta nota aquí

Los estragos que causa el coronavirus en la salud de las personas infectadas y a la angustia de no saber si su caso será parte del 2% de los que fallecen o del 98% que saldrá adelante, hay que enfrentarse a la burocracia para tramitar la baja médica por coronavirus en la Seguridad Social.  

Claudia Áñez, funcionaria de una compañía inmobiliaria, ha trajinando cuatro semanas a la clínica del Sinec para tramitar la licencia de trabajo, prueba PCR (hisopado), luego prueba rápida y por último el certificado de alta médica para la reincorporación laboral. "Hoy ya tenía que estar en el trabajo, ya no tengo baja médica, llevo más de 21 días, pero debo esperar el resultado de una segunda prueba rápida; no sé qué voy hacer", se lamentaba.

Entre cuatro y cinco horas bajo el sol o la lluvia es lo que deben esperar las personas con síntomas de coronavirus afuera de la clínica del Seguro Integral de Salud (Sinec), ubicado en el séptimo anillo de la avenida 2 de Agosto para lograr una atención con el médico que atiende pacientes con sospecha de Covid-19, o para tomar la prueba PCR, previa programación por el Call Center. Son más de una treintena de personas que acuden cada día, por lo que la carga viral que circula en el lugar es alta, además de correr el riesgo de volver a contagiarse, especialmente quienes  están en la fase final de la enfermedad y que necesitan una certificación de que son negativos al virus para poder reincorporarse al trabajo.


Pero ahí no acaba el calvario. Al día siguiente debe volver a madrugar el asegurado o beneficiario para que le extiendan la baja médica solo por cuatro o tres días, pese a que el tratamiento del Covid-19 es de aproximadamente 21 días. Al día siguiente, es decir, el tercer día, nuevamente hay que madrugar para lograr una de las 15 fichas que se distribuyen por el sello de la baja médica en el área de Trabajo Social en la oficina del Sinec de la calle España. Además, exigen la última boleta de pago, pese a que en muchas empresas no la están entregando, dada la coyuntura actual. Todo esto sin importar que el asegurado con coronavirus presenta fiebre, escalofríos, dolor de espalda y malestar general y, lo más grave con el riesgo de contagiar a otras personas que están sanas y que también acuden al lugar para tratar otros males de salud.

Después de este tiempo, hay que volver nuevamente a la clínica para que el médico evalúe la evolución del estado de salud del paciente y extienda una nueva baja médica por otros cuatro días, y nuevamente repetir el mismo procedimiento antes mencionado, siempre temprano para encontrar ficha, espacio o reactivo para la prueba rápida, dependiendo cual sea la necesidad y requerimiento del paciente.

Tras 21 días desde que se inició la enfermedad, nuevamente hay que acudir, de madrugada, para solicitar la primera prueba rápida (para los pacientes que dieron positivo al Covid-19 hasta antes de agosto; ahora la programan a los 14 días de iniciar la enfermedad. Al día siguiente volver para que le tomen la prueba y un día después nuevamente acudir para que le extienda la licencia laboral, siempre y cuando el resultado de la prueba rápida sea positivo y con alta carga viral. En caso de ser negativo, hay que esperar que el médico extienda un alta médica que certifique que el paciente está en condiciones de retomar sus funciones laborales.

Ante algunos reclamos y quejas de los asegurados que se pudo observar el lunes 3 de agosto, cuando se recogió testimonios, el doctor Julio Cadima, responsable de pacientes con Covid-19 del Sinec, pide paciencia y explica que no solo debe lidiar con las bajas médicas, organizar la toma de pruebas rápidas y las pruebas de PCR (hisopado), sino también velar por la salud y recuperación de los pacientes que están internados en la clínica y que están luchando contra este virus invisible. 

El mismo vía crucis viven los asegurados de la Caja Nacional de Salud, donde también se observa filas y aglomeraciones para tramitar la baja médica tanto a personal médico como a los asegurados que presentan Covid-19. 

Pese a determinaciones del Ministerio de Trabajo, las cajas exigen requisitos

Las autoridades del Gobierno central proyectaron un decreto que permitirá tramitar la baja médica solo con la prueba rápida (positiva) e incluso por medio de canales digitales.

Así lo expuso el ministro de Trabajo, Óscar Mercado, al explicar a los medios de prensa que se apunta a simplificar el trámite y evitar que la ciudadanía se concentre en establecimientos de los entes gestores, en donde  hay casos positivos o sospechosos por Covid-19. 

La autoridad señaló que se prevé que el decreto sea aprobado en las próximas horas. "Ahora no solo las pruebas PCR (hisopado) serán reconocidas. Las pruebas rápidas que muestren un resultado positivo también van a ser consideradas como elemento para permitir la baja médica", manifestó.

Esta iniciativa emerge en medio de los problemas que existen en los laboratorios para procesar las pruebas PCR debido a la no disponibilidad de reactivos para obtener los resultados de los casos sospechosos.

En el mismo contexto, el ministro Mercado, anunció que la baja médica por coronavirus podrá ser tramitada en las oficinas de Recursos Humanos de cada empresa o entidad, pero en la práctica esto no sucede con todas las empresas que tienen empleados asegurados en el Sinec y en la Caja Nacional de Salud. Por eso -ahora-  ya no será necesario que los trabajadores realicen dicho trámite en los seguros médicos, donde se registran largas filas.

“Se hace una prueba rápida o por PCR, da positivo y se pone en conocimiento directamente a la unidad de Recursos Humanos de su empresa o de su institución, con una nota indicando que ha dado positivo. Esa nota tiene el valor de declaración jurada y no es necesario ningún trámite de declaración jurada”, comunicó Mercado.

No obstante, no precisó a partir de qué fecha entra en vigencia la disposición para que los trabajadores gestionen su baja médica en las oficinas de sus empresas o entidades, y para que el trámite tenga una vigencia de 14 días.