Escucha esta nota aquí

Por:  WWW.MUYINTERESANTE.ES/OMS

Hacer ejercicio físico es bueno para la salud. Hay estudios que han demostrado que beneficia al corazón, los pulmones, los huesos y los músculos, entre otros órganos. Además, se recomienda para mantenernos en nuestro peso, junto con una dieta saludable. Pero ¿qué efectos tiene a nivel mental más allá de ayudarnos a desconectar o rebajar el estrés? ¿Puede ser bueno para nuestro cerebro?

Los efectos que tiene la práctica de actividad física en la salud mental es algo que los científicos vienen estudiando desde hace décadas. Algunos estudios han demostrado la existencia de una relación entre la práctica de ejercicio físico y un menor riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas, así como la mejora de funciones cognitivas complejas como la atención y la memoria a corto plazo.

Según los expertos, mover el cuerpo ayuda a tu mente de tres maneras esenciales:

COGNICIÓN

Investigadores de la Universidad de Basilea en Suiza y la Universidad de Tsukuba en Japón descubrieron que hacer deporte con otras personas afecta más al rendimiento cognitivo que las actividades físicas en solitario.

La coordinación y la interacción con otros jugadores pueden conducir al crecimiento de nuevas células cerebrales y conexiones neuronales en el lóbulo frontal.

MEMORIA

El hipocampo es una zona del cerebro que juega un papel importante en la gestión de la memoria y donde los efectos de hacer ejercicio se pueden percibir mejor. En ensayos realizados con ratones, se vio que la zona se hacía más grande conforme los animales más se movían. En humanos lo que se ha visto no es que el hipocampo crezca como consecuencia de hacer ejercicio físico, sino que ayuda a que no empequeñezca con el paso del tiempo. 

Algunos neurocientíficos apuntan a que a partir de los 40 años el hipocampo se hace aproximadamente un 5 % más pequeño cada década. Los ejercicios aeróbicos, como correr o montar en bicicleta serían los mejores a la hora de limitar el deterioro que se da de forma natural en el cerebro como consecuencia del paso del tiempo.

“Cuando haces ejercicio, tu cuerpo bombea una amplia gama de neuroquímicos, incluyendo factores de crecimiento que estimulan el nacimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo. Uso esta información como mi motivación personal para seguir haciendo ejercicio todos los días”, declaró Wendy Suzuki, profesora de ciencia neuronal y psicología en el centro de ciencia neuronal de la Universidad de Nueva York a Health.com.

HUMOR

La investigación muestra que el ejercicio puede mitigar los síntomas de la depresión. También puede mejorar la calidad del sueño, contribuyendo a mantener una buena salud mental.

RECOMENDACIONES

La Organización Mundial de la Salud tiene un documento con las recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud. Asegura que la inactividad física aumenta en muchos países, y ello influye considerablemente en la prevalencia de enfermedades no transmisibles (ENT) y en la salud general de la población mundial.

Los niveles recomendados para la actividad física para las personas entre 5 a 17 años consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados. Los niños y jóvenes deberían acumular un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa.

La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.

Las personas de 18 a 64 años deberían acumular un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

Comentarios