Escucha esta nota aquí

Las bajas temperaturas merecen toda nuestra atención para prevenir y cuidar nuestra salud, pues en esta época del año aumentan los casos de personas afectadas por males pulmonares y respiratorios.

No solo basta con ponerse una chompa de lana para proteger nuestro cuerpo del frío, también hay que evitar los cambios bruscos de temperatura.

Y es que los cambios bruscos de temperatura causan serios problemas de salud que, si no se atienden a tiempo, podrían generar daños irreversibles, incluso la muerte. Es importante adecuar nuestra indumentaria al lugar donde nos encontremos, evitando la sensación de frío. También, es recomendable ajustar la temperatura de nuestra vivienda en torno a los 21 y 22 grados.

El lavado de manos también es importante en esta época, pues el frío así como los virus de la gripe y el resfrío, entre otros, están en todos lados. Por el ello, es recomendable secárselas bien y abrigarlas, en caso de que sea necesario.   

La práctica del ejercicio es un hábito que no debes descuidar por nada del mundo, tomando ciertas precauciones. Si quieres combatir el frío y entrar en calor es necesario que por lo menos camines o trotes 30 minutos al día. Esto se lo puede hacer en ambientes cerrados, utilizando máquinas como las caminadoras. 

maqui