Escucha esta nota aquí

La demora en la llegada de las segundas dosis de la vacuna Sputnik V ha levantado la suspicacia de quienes ansían completar el esquema de vacunación. ¿Qué opciones existen para cerrar el ciclo de inmunización? Las dudas persisten mientras las autoridades confían en que las dosis rusas "llegarán  en los próximos días".

Expertos epidemiólogos, consultados por EL DEBER, consideran una solución viable la complementación de la segunda dosis con una vacuna diferente. A pesar de que no se cuentan con estudios concretos que involucren a la vacuna rusa, la comparación con estudios semejantes resultan alentadores.

Desde Brasil, el epidemiólogo boliviano Carlos Paz destaca la existencia de dos estudios hechos en que se han intercalado las dosis de AstraZeneca y Pfizer. En España, el estudio Comvivacs, y en Inglaterra, con COM-COV, analizan la intercambiabilidad de las dosis. Los datos obtenidos son, a todas luces, esperanzadores.

"Se ha visto un aumento de cuatro veces la respuesta celular de inmunidad en quienes intercalaron las dosis", dice Paz y resalta ese factor para considerar como alternativa viable la aplicación de una medida similar en Bolivia.

Virgilio Prieto, epidemiólogo y exdirector nacional de Epidemiología durante la primera ola de Covid-19 en el país, consultado por EL DEBER sobre la posibilidad de intercalar dosis diferente de vacuna, dijo que  "cualquier antígeno genera una reacción de anticuerpos" que protegen ante el virus.

"Son vacunas que cuentan con la eficacia y seguridad garantizadas", resalta el epidemiólogo. Por ello, cualquier combinación que se haga, al menos en teoría, resulta factible. Eso sí, cree que los laboratorios deberían estudiar los efectos fruto del intercambio de dosis.

En Europa intercalaron una vacuna con vector viral con otra que se sostiene en el ARN Mensajero. Al ser la Sputnik V una vacuna de vector viral, sería recomendable que se combine con las vacunas Pfizer o Moderna, aunque "no habría problema si se intercala con otras", dice el doctor Paz.

Ambos especialistas consideran "factible" esta opción que se sostiene en un principio de epidemiología que señala que al "extender la dosis, no reduce la efectividad". 

Solución global

Prieto recuerda que la falta de las segundas dosis de Sputnik V no es un problema local, sino más bien se trata de una situación que afecta a varios países. Ante este escenario se espera "una solución global" avalada por autoridades.

Paz alerta sobre las dudas que ha provocado la segunda dosis de la vacuna rusa. "Brasil observó esta dosis por las dudas que se generan en el sistema de calidad del adenovirus V", señala el experto. Estas dudas impidieron que la vacuna de Gamaleya fuera aceptada en el vecino país.

Más allá de contar con una o dos dosis de vacuna, Prieto recomienda mantener las medidas de protección y bioseguridad para evitar un posible contagio.


Comentarios