Escucha esta nota aquí

Por: Dr. Douglas Villarroel

En el Día de la Madre está bien que honremos a nuestras mamás con regalos, juntes familiares, salidas a restaurantes, etc. Pero también aprovechemos la ocasión para reflexionar sobre todo lo que les debemos, especialmente en lo que respecta a nuestra salud.

Hay tantos tratamientos “caseros” y consejos de salud que nos daban y nos siguen dando y que, con el correr del tiempo, nos damos cuenta que habían sido verdad.

Aquí van algunos ejemplos:

1. Ellas siempre “obligan” a comer verduras o frutas en vez de comer tanta comida chatarra. Los productos frescos y los cereales integrales fortalecen el sistema inmunológico y protegen contra las enfermedades del corazón y el cáncer.

2.  Las mamás todo el tiempo “nos mandan” a lavarnos las manos antes de comer. El tiempo les da la razón, especialmente ahora con la pandemia del covid-19, pero igual antes. Muchas de las infecciones intestinales vienen por contaminación con bacterias como la E. Coli por ejemplo.

3. Cuando nos resfriamos o estamos mal del estómago ya sabíamos que nos iban a preparar o incluso ahora nos siguen recomendando un caldito caliente de pollo. Hay algunos estudios realizados que muestran que el legendario locrito de pollo evita el movimiento de glóbulos blancos que se filtran en los tejidos del cuerpo y causan inflamación.

Eso explica por qué esa sopita nos hace sentir mejor cuando estamos resfriados, ya que ayuda a prevenir síntomas como dolor de garganta, secreción nasal y dolor en las articulaciones.

4. ¡Ponete una chompa o llevá una chamarra! Es la típica recomendación de la mamá a sus hijos cuando van de salida en un día frío.

La realidad es que el clima frío afecta el sistema inmunológico y disminuye nuestra resistencia a las infecciones, especialmente si no estamos acostumbrados. Así que hay que hacerle caso a la mamá y abrigarse nomás cuando hace frío.

5. Cuando ellas dicen que las zanahorias son buenas para los ojos ¡es porque sí lo son!. Las verduras como la zanahoria o la espinaca tienen abundante caroteno, betacaroteno, vitamina A y otras vitaminas y minerales, que pueden ayudar a prevenir o incluso retrasar la ceguera nocturna, la enfermedad ocular genética llamada “retinitis pigmentosa”, que lleva gradualmente a la ceguera.

6. ¡Baja el volumen de la música! gritan las mamás cuando su hijito está escuchando a su cantante favorito. El escuchar música con alto volumen puede producir una pérdida auditiva. Incluso se recomienda evitar las discotecas muy ruidosas o al menos visitarlas con menos frecuencia.

7. A estos ejemplos puedo aumentar mi propia experiencia de la friccionada que siempre me daba mi mamá cuando estaba resfriado con el famoso “mentisan,” o el aceite de caimán que me hacía tomar cuando tenía tos. Cómo olvidar el té de manzanilla cuando tenía dolor de estómago. Con o sin base científica, para mí siempre fueron “santo remedio”.

Las mamás tienen la razón cuando se trata de nuestra salud y muchos otros temas de nuestro bienestar.

Le debemos la vida y la amamos en el Día de la Madre y siempre.

Comentarios