Escucha esta nota aquí

La alimentación es una de las claves para el ser humano. Tanto por las necesidades calóricas que tiene, como para su bienestar y su belleza. Es por esto, que muchos especialistas la posicionan como una de las bases para conseguir un estilo de vida sana y saludable

Una de las principales necesidades del organismo, tanto para sentirse cómodo, como para tener un aporte de salud en forma de vitaminas y minerales pasan por la necesidad de consumir al menos cinco piezas de frutas y verduras frescas al día, así también lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es por esto que, muchos nutricionistas, cuando se quieren realizar dietas para limpiar el organismo, y hacer que trabajen mejor, abogan por una dieta de, como máximo tres días, a base de frutas y verduras frescas, aunque se pueden acompañar de algunas carnes magras o pescado.

Aunque, al contrario de lo que muchos piensan, no sirve cualquier fruta o verdura, o mejor dicho, estas deberán tener distintos colores, para que, así sus beneficios y nutrientes sean diferentes, y se complementen entre sí, mejorando la calidad de vida de las personas. Por ello, es recomendable conocer los beneficios de las frutas, y lo que aporta cada grupo, según su color.

Te compartimos una lista rápida que publicó la revista Buena Salud, para que, antes de hacer los menús semanales, la consultes, y así sepas qué nutrientes estás aportando a tu cuerpo.

Lo primero que se debe de tener claro es el porcentaje de verduras y frutas de cada color que se debe de consumir para tener un perfecto equilibrio:

El 31% tiene que pertenecer a las frutas y verduras de color verde, como la lechuga, los espárragos, el kiwi o el aguacate, entre otros.

La siguiente cifra más alta, el 22% de las frutas y verduras deben ser de color rojo, como el tomate, la fresa, la cereza o el pimiento.

El 21%, tiene que ser de color amarillo y naranja, como las zanahorias, el limón, la naranja, el melón o el plátano.

14% de los vegetales blancos, como la patata, el ajo o el puerro.

Y por último el 12% las de color azul o púrpura, como la remolacha, el arándano, la ciruela o el higo. 

Verde

Es el color muy usual, tanto en los vegetales como en las frutas. Es un buen contrapunto para las carnes, y es lo más saludable que podemos encontrar en la naturaleza. Estos productos son un potente antioxidante, y llevan gran cantidad de vitaminas C y K, además de ácido fólico, magnesio, calcio, fibras y potasios. Lo bueno es que se pueden consumir tanto crudos como cocinados, aunque si se elige este último método, lo mejor es tomarlo al vapor para poder conservar el mayor número de sus nutrientes.

Rojo

Dentro de este grupo hay muchos alimentos frescos también. Aunque en los últimos años el rojo se ha asociado al amor y a la pasión, esto todavía no se ha demostrado. Lo que sí porta es gran cantidad de vitamina C, magnesio y licopeno que, aumentan las defensas de los que las toman. Aunque, normalmente se consume en verano, también hay frutas, como las fresas que se cultivan en invierno.

Naranja

Casi todos los cítricos son de color naranja o amarillo. Estos alimentos son reconocidos por su gran cantidad de vitamina C, que nos ayudan a reforzar el sistema inmune. Los amarillos, además, tienen gran cantidad de ácido fólico,y por ello, ayudan a mejorar la salud cardiovascular.

Blanco

Sobre todo, lo que encontramos aquí son vegetales, ricos en potasio, vitamina C y quercetina entre otros. Por eso, son buenos para prevenir algunas enfermedades digestivas y algunos tipos de cáncer.

Azul o púrpura

Aunque no es el color más habitual en las frutas y verduras, si necesitamos un pequeño aporte de las mismas, para mejorar la salud y el bienestar. Por ejemplo son muy buenas para combatir enfermedades del tracto urinario, o para las personas con diabetes o colesterol.