Escucha esta nota aquí

Nervios, ansiedad o incertidumbre son algunas de las respuestas emocionales más habituales en momentos complicados como el que estamos atravesando por el coronavirus. Las técnicas de respiración son unas de las mejores herramientas para tranquilizarnos y reducir la ansiedad en momentos de crisis. Sin embargo, respirar bien no solo es fundamental para alcanzar un estado de sosiego, sino también para mejorar la salud de los pulmones. 

Las enfermedades pulmonares son uno de los mayores problemas para la salud planetaria. Precisamente, el Covid-19 ataca a estos órganos respiratorios, en concreto a las células de sus alveolos, y puede llegar a ocasionar desde sensación de ahogo hasta neumonía e insuficiencia respiratoria. Aunque, en muchas ocasiones, estas patologías no se pueden prevenir, los hábitos saludables son fundamentales para reducir las probabilidades de padecerlas. Una serie de ejercicios sencillos recomendados por portales de salud, que se pueden realizar desde casa, pueden contribuir a la buena salud de nuestros pulmones. 

Inflar un globo

Un ejercicio sencillo para mejorar nuestra capacidad pulmonar y contrarrestar los efectos de infecciones respiratorias, como la bronquitis, es entrenar con globos. Agarramos un globo, tomamos aire profundamente por la nariz para, a continuación, inflarlo. Podemos hacerlo lentamente, sacando todo el aire de los pulmones, o de manera rápida, con soplidos cortos y seguidos. Esta práctica fortalece los pulmones y los músculos que intervienen en el proceso respiratorio, pero solo se debe realizar si no tenemos ninguna dolencia.

Respiración con los labios fruncidos

La respiración con los labios fruncidos (RLF) es una maniobra utilizada frecuentemente en los programas de rehabilitación respiratoria y ayuda a expulsar más cantidad de aire y a vaciar los pulmones. Para realizarla, debemos concentrarnos en la respiración y tomar aire lentamente a través de la nariz en dos tiempos, sintiendo cómo se agranda el vientre a medida que inhalamos. A continuación, fruncimos los labios, como si fuéramos a silbar o a apagar una vela, y exhalamos lentamente a través de los labios en cuatro tiempos.

Empañar un espejo

Nos colocamos de de pie y tomamos aire por la nariz profundamente. A continuación, mantenemos la respiración unos tres segundos y exhalamos por la boca, como si quisiéramos a empañar un espejo. A medida que exhalamos, realizamos presión en el estómago y tratamos de expulsar todo el aire. Además de ser un ejercicio de fisioterapia respiratoria, se trata de una de las técnicas de control de la respiración que se incluyen en el hatha yoga, donde es conocida como 'Ujjayi'. Sus beneficios: expande el pecho, mejora la capacidad pulmonar y ayuda a recuperarse de algunas patologías respiratorias

Abrir y cerrar los brazos

Para este ejercicio, abrimos los brazos y los elevamos a la altura de los hombros con las palmas abiertas mirando hacia dentro. A continuación, inhalamos con fuerza por la nariz mientras intentamos inflar el estómago. Aguantamos la respiración tres segundos y cerramos los brazos a medida que exhalamos por la boca con los labios fruncidos. Volvemos a tomar aire mientras abrimos los brazos y repetimos.