Escucha esta nota aquí

Una nueva investigación revela que el tinnitus, una afección común que causa la percepción de ruido en el oído y la cabeza, se ve agravada por el Covid-19, así como por las medidas que nos ayudan a mantenernos seguros.

El estudio de 3.103 personas con tinnitus fue dirigido por la Universidad Anglia Ruskin (ARU) de Inglaterra, con el apoyo de la Asociación Británica de Tinnitus y la Asociación Estadounidense de Tinnitus, y contó con participantes de 48 países, la gran mayoría procedentes del Reino Unido y Estados Unidos.

Publicado en la revista Frontiers in Public Health, la investigación ha encontrado que el 40% de los que muestran síntomas de Covid-19 experimentan simultáneamente un empeoramiento de su tinnitus.

Aunque el estudio se centró en personas con tinnitus preexistente, una pequeña cantidad de participantes también informó de que su afección se desencadenó al desarrollar síntomas de Covid-19, lo que sugiere que el tinnitus podría ser un síntoma de 'COVID prolongado' en algunos casos.

El tinnitus afecta aproximadamente a uno de cada ocho adultos en el Reino Unido y se asocia con una reducción del bienestar emocional, depresión y ansiedad.

El estudio también ha descubierto que una gran proporción de personas cree que su tinnitus está empeorando por las medidas de distanciamiento social introducidas para ayudar a controlar la propagación del virus. Estas medidas han dado lugar a cambios significativos en las rutinas laborales y de estilo de vida.

Los encuestados del Reino Unido informaron de que este es un problema mayor en comparación con las personas de otros países, y el 46% de los encuestados del Reino Unido dijeron que los cambios en el estilo de vida habían afectado negativamente su tinnitus en comparación con el 29% en América del Norte.

Las preocupaciones internas como el miedo a contraer Covid-19, las preocupaciones financieras, la soledad y los problemas para dormir han contribuido a que el tinnitus sea más molesto para el 32% de las personas en general, con factores externos como un aumento de videollamadas, entornos domésticos más ruidosos, educación en el hogar y aumento del consumo de café y el consumo de alcohol también citado por los encuestados. Las mujeres y los menores de 50 años encontraron que el tinnitus era significativamente más molesto durante la pandemia.

El estudio señala que además de aumentar la gravedad de los síntomas del tinnitus, la pandemia también ha dificultado que las personas accedan a la asistencia médica para esta afección.

Esto podría aumentar aún más la angustia emocional y empeorar los síntomas del tinnitus, creando un círculo vicioso. Antes del Covid-19, más de ocho de cada 10 pacientes del Reino Unido ya estaban descontentos con las opciones de tratamiento disponibles de su profesional de la salud.

El autor principal, el doctor Eldre Beukes, investigador de la Universidad Anglia Ruskin (ARU) en Cambridge, Inglaterra, y la Universidad Lamar en Texas, apunta que "los hallazgos de este estudio resaltan las complejidades asociadas con experimentar tinnitus y cómo ambos factores internos, como el aumento de la ansiedad y los sentimientos de soledad, y los factores externos, como los cambios en las rutinas diarias, pueden tener un efecto significativo en la afección".

"Algunos de los cambios provocados por el Covid-19 parecen haber tenido un impacto negativo en la vida de las personas con tinnitus y los participantes de este estudio informaron que los síntomas de Covid-19 están empeorando o, en algunos casos, incluso iniciando tinnitus y pérdida auditiva-resume-. Esto es algo que debe ser examinado de cerca por los servicios clínicos y de apoyo".

Por su parte, David Stockdale, director ejecutivo de la Asociación Británica de Tinnitus y coautor del estudio, añade que "con la segunda ola y el confinamiento nacional resultante que probablemente aumente los sentimientos de estrés y aislamiento, es vital que no lo hagamos. Vemos los mismos errores que antes cuando se trata de la prestación de servicios de salud comunitaria para las personas con tinnitus", lamenta.

Ante estos, advierte de que "un tratamiento deficiente del tinnitus en las primeras etapas a menudo conduce a casos mucho peores y el tinnitus severo puede tener un gran impacto en la salud mental. Teniendo esto en cuenta, a medida que se afianza la segunda ola de Covid-19, el sistema de salud debe garantizar que cualquier persona que desarrolla tinnitus o experimenta un empeoramiento de su condición pueda acceder al apoyo médico profesional que necesitan lo más rápido posible", recomienda.