Escucha esta nota aquí

Según un estudio del Instituto Superior de Salud de Italia, con la variante Ómicron, el indicador de reinfección ha pasado de 1 a 3%.

El Imperial College de Londres avaló que el riesgo de contraer Covid-19 por Ómicron, una vez superada la primera infección, es cinco veces mayor que con Delta. En porcentajes, en una publicación de El Heraldo, la protección de los anticuerpos generados por un contagio de Ómicron se reduce un 19%, respecto a la cobertura generada por la infecciones en variantes anteriores (que estaban en torno a 85%).

Para el presidente de la Sociedad Boliviana de Infectología, Juan Saavedra, hay una alta probabilidad de reinfección con Ómicron por una simple razón, porque esta variante ha desarrollado la capacidad de evadir la respuesta inmunológica del paciente.

Dice que también había riesgo de reinfección con Delta, pero que con Ómicron es mayor porque es una variante tres veces más infecciosa que Delta.

“Al tener mayor capacidad de infectar no importa si la persona ya se infectó o se vacunó. El riesgo de reinfectarse es alto porque los anticuerpos que produce el anterior virus no brindan protección contra Ómicron, por eso ha desarrollado la evasión o escape inmunológico”, explicó.

Este escape o evasión inmunológica quiere decir que si alguien se ha infectado con cualquier coronavirus, ha desarrollado anticuerpos que no van a neutralizar la entrada de Ómicron, de tal modo que es inevitable desarrollar la infección, y seguramente los síntomas.

Saavedra informó que lo mismo pasa con las vacunas, que aumentan los niveles de anticuerpos neutralizantes, que disminuyen la capacidad del Ómicron para producir síntomas, pero no anulan al virus.

Insistió en que los dos pilares más importantes de la prevención son mantener el uso del barbijo, lavado de manos, desinfección con alcohol, distanciamiento social, etc. Adicionalmente, estar vacunados.

“La bioseguridad es para prevenir la infección, en cambio la vacuna es para no desarrollar síntomas si se infecta la persona, no para no reinfectarse. En el mejor de los casos el paciente no tiene síntomas, en el peor, alguien que llega buscando un lugar en terapia intensiva”, dijo.

Periodo

Sobre el tiempo entre uno y otro contagio, que permita pensar en reinfección por una misma variante, de acuerdo con el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, se consideran sospechas de reinfección los casos con síntomas compatibles de coronavirus que tuvieron una infección confirmada por Pruebas Diagnósticas de Infección Activa (PDIA) de SARS-CoV-2 hace más de 90 días.

Una publicación de 20minutos.es dice que el riesgo de reinfección afecta más a unos que a otros. En concreto, a no vacunados y personal de salud.

“Hubo 21.000 casos de reinfección en personas no inmunizadas entre mediados de diciembre y mediados de enero, según el informe del Instituto Superior de Salud de Italia (ISS), 2.800 casos entre los vacunados, con al menos una dosis en el momento del primer diagnóstico, y 65.000 entre los que recibieron la vacuna después de la primera infección.

En la categoría de trabajadores de la salud, en Italia hubo más de 4.000 reinfecciones en un mes, frente a 37.000 primeros diagnósticos (en el resto de la población, el ISS calculó 72.000 reinfecciones frente a 2 millones de primeros diagnósticos). Observando los grupos de edad, los de 20 a 39 años enfermaron más (39% del total de reinfecciones), seguidos de los de 40 a 59 años (34%).

De la gravedad de la reinfección, Mario Clerici, catedrático de Inmunología de la Universidad de Milán, dijo que las células T, de la memoria inmunológica, permanecen activas incluso frente a la nueva variante, evitando formas graves.

Comentarios