Escucha esta nota aquí

The conversation

El cáncer de ovario es el más mortal de los tumores ginecológicos. Menos del 40% de las personas a las que se les diagnostica un cáncer de ovario se curan, y aproximadamente 12.810 mujeres en Estados Unidos y 1.900 en España mueren cada año a causa de esta enfermedad.

Durante los últimos 25 años, los científicos han tratado de encontrar una prueba de cribado para detectar el cáncer de ovario en sus fases más tempranas, cuando las posibilidades de curación son altas.

Desgraciadamente, múltiples ensayos clínicos con cientos de miles de participantes no han logrado identificar una forma eficaz de detectar el cáncer de ovario.

Hoy no existe ninguna prueba de cribado eficaz, el 70% de las personas con cáncer de ovario es diagnosticada en estadios avanzados, cuando las posibilidades de curación son escasas. 

Entre el 60 % y el 90 % de las personas con cáncer en estadio uno o dos, que permanece en los ovarios y la pelvis, están libres de la enfermedad cinco años después del diagnóstico. Pero incluso aquellas con la enfermedad avanzada tienen una mayor probabilidad de curarse si la extirpación quirúrgica completa es todavía posible. Esto hace que el diagnóstico precoz sea aún más importante para la supervivencia global.

Síntomas detectables

En los últimos 20 años se han realizado muchos estudios que demuestran que el cáncer de ovario tiene signos de alerta temprana. Mis colegas y yo realizamos uno de los primeros estudios en 2000. Nuestra encuesta, realizada a 1.700 mujeres con cáncer de ovario, reveló que el 95% de las pacientes declararon tener síntomas notables entre tres y 12 meses antes del diagnóstico. Los síntomas más comunes eran dolor en la pelvis y el abdomen, aumento de la frecuencia y de las ganas de orinar, dificultad para comer o sensación de saciedad rápida, e hinchazón o distensión abdominal.

Las personas con la enfermedad tanto en fase avanzada como en fase inicial manifestaron síntomas similares. Estudios posteriores de numerosos investigadores confirman además que las pacientes con cáncer de ovario experimentan síntomas frecuentes.

También descubrimos que se suele diagnosticar erróneamente el cáncer de ovario como otra enfermedad. Cuando preguntamos a las pacientes cuál era la causa de sus síntomas según sus médicos, el 15% los atribuyó a la enfermedad del intestino irritable, el 12% al estrés, el 9% a la gastritis, el 6% al estreñimiento, el 6% a la depresión y el 4% a alguna otra causa. El 30% recibió tratamiento para una enfermedad diferente. Y al 13% se le dijo que no había nada malo.

Uno de los principales problemas ha sido distinguir los síntomas del cáncer de ovario de los de las afecciones gastrointestinales y urinarias comunes. En otro estudio, mi equipo y yo descubrimos que las pacientes con cáncer de ovario tienen síntomas de aparición reciente y se producen más del 50% del mes.

Para facilitar la detección precoz del cáncer de ovario, mi equipo y yo comparamos los síntomas que experimentan las pacientes con cáncer de ovario con los de las pacientes sin cáncer de ovario. Desarrollamos un índice que identificaba seis síntomas importantes del cáncer de ovario: hinchazón, aumento del tamaño del abdomen, sensación de saciedad rápida, dificultad para comer, dolor pélvico y dolor abdominal. Los síntomas debían producirse más de 12 veces al mes, pero debían durar menos de un año.

De acuerdo con estos criterios, nuestro índice fue capaz de detectar el cáncer de ovario desde el 60% hasta el 85% de las pacientes de nuestro estudio, un rango similar al que se consigue con los análisis de sangre de diagnóstico del cáncer de ovario.

La prevención

Hay estrategias de prevención que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Si tiene antecedentes familiares de cáncer de ovario, informe a su médico, que puede recomendarle pruebas genéticas para determinar completamente su riesgo, o una cirugía profiláctica para prevenir el desarrollo del cáncer.

Los anticonceptivos orales, la ligadura de trompas, el embarazo y la lactancia materna reducen el riesgo de padecer cáncer de ovario.

Hasta el 70 % de los cánceres de ovario pueden surgir de las trompas de Falopio.

La extirpación de las trompas de Falopio en el momento de otra intervención quirúrgica puede ser otra opción para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de ovario. Esto debe hacerse solo si no tiene previsto quedarse embarazada en el futuro.

Operación

Si la extirpación quirúrgica es completa, la posibilidad de salvarse es alta

Detectado

Uno de los problemas ha sido distinguir los síntomas del cáncer de ovario de las afecciones gastrointestinales

Silencioso

El cáncer de ovario se ha llamado “asesino silencioso”, porque pensaban que era indetectable

Prevención 

Existen síntomas hasta 12 meses antes del diagnóstico


Comentarios