Escucha esta nota aquí

A estas alturas de la pandemia la mayoría ha tenido un familiar, un amigo o un conocido que se haya infectado de coronavirus. Esta situación engloba a todos, nadie se escapa y se debe estar preparado para cualquier situación. 

El médico boliviano Luis Ramiro Justiniano dice que una de las mejores defensas frente al virus es blindar el cuerpo humano, fortalecer el sistema inmune, ingiriendo alimentos ricos en vitaminas, minerales, proteínas y antioxidantes, que se encuentran en las frutas, verduras, frutos secos, lácteos, carnes blancas y rojas magras, miel y abundante agua.

También recomienda tomar suplementos vitamínicos y minerales, que refuerzan a los alimentos con nutrientes. A ello se le suma tener una vida sana, hacer ejercicios físicos y no dejarse llevar por el estrés para que el organismo responda fuertemente frente a cualquier posible agresión de un virus.

Aún así existe el riesgo del contagio, pero con menos posibilidades. Y si se llega a infectar puede ser con síntomas leves y el estado de salud no será muy complicado.

Contagiado

Una persona que da positivo en el test de Covid-19, además de someterse a un tratamiento médico y aislarse, debe tener en cuenta que una parte de su recuperación viene con la alimentación, que debe ser especial.

Como se trata de una infección, el cuerpo necesita trabajar intensamente para generar una respuesta inmune. Uno de los principales síntomas es la fiebre, por lo que se pierde líquido y hay que reponerlo tomando abundante agua, jugos de frutas frescas, aunque no se tenga sed, explica el nutricionista Cristhian Paz.

Se empieza a perder masa muscular, por lo que se tiene que consumir proteínas y calorías, que se las encuentra en frutas como el guineo, la manzana, el kiwi, la naranja, la palta, la papaya y la piña. Y en verduras como el tomate, la acelga, el rábano, la zanahoria, la espinaca y el jengibre. Una sopa caliente de vegetales es recomendable para recuperar fuerzas.



También se debe consumir lácteos, como mantequilla, yogur, queso y leche descremada; lo mismo que frutos secos, entre ellos maní, nueces y avena. También se puede incluir en esta dieta carne blanca de pescado, de pollo y de res sin gordura.

Es muy importante en esta etapa de eliminación del virus, consumir los alimentos naturales, es decir, nada frío, porque dañan a los pulmones. El agua y los jugos tienen que consumirse a temperatura ambiente, mejor si algo tibios.



También es bueno consumir té o infusiones, que pueden ser de manzanilla, romero, salvia, ajenjo, tomillo, eucalipto, hoja tierna de guayaba, endulzados con miel de abeja y en calientes. Igualmente los vahos o aspiración de vapor de hierbas medicinales con mentisán son recomendables para limpiar las vías respiratorias y ablandar las secreciones nasales.

Una persona enferma de coronavirus debe desayunar, almorzar, tomar la merienda y cenar. Y a cada momento beber agua o jugos de frutas para hidratar el cuerpo. Se deben evitar las comidas fritas, grasosas y los refrescos azucarados (gaseosas). Muchas veces no tienen apetito, pero debe hacer un esfuerzo e ingerir alimentos porque su organismo lo necesita.

Recuperado

Cuando una persona vence al Covid-19 puede quedar con algunas secuelas físicas. Pierde masa muscular, tiene dolor del cuerpo, dificultad para caminar y lo más delicado son las afecciones cardiacas y pulmonares.

La alimentación igualmente es muy importante. Abundantes verduras, frutas, lácteos, frutos secos y carne blanca. Deben tomar mucha agua y jugos, té o infusiones de hierbas medicinales.



Igualmente las cuatro comidas deben ser infaltables, pues se está en la etapa de recuperación y es necesario, además, tomar proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes alimenticios.

"Me favoreció haberme alimentado bien"

Guillermo Hurtado Pover es un cruceño de 35 años que se contagió de Covid-19 y venció al virus. Una mañana tuvo dolor de pecho y falta de aire. De inmediato se hizo el test y salió positivo. Fue al médico y le dijeron qué remedios tomar y qué hacer exactamente. No fue necesaria su internación hospitalaria y se aisló completamente en su casa.

Desde niño practica fútbol y hace ejercicios físicos. Siempre se ha alimentado bien, toma vitaminas y remedios caseros. Le gusta ir al sauna y con su familia hacen vahos de eucalipto, por lo que su cuerpo estaba blindado y podía enfrentar satisfactoriamente al virus. Y así fue, luego de casi dos semanas de tratamiento se sanó, le hicieron nuevamente el examen de coronavirus y salió negativo.

"Tomar vitaminas y practicar deportes sirve para proteger la salud. Lo viví en carne propia, me infecté, tuve miedo, le pedí a Dios que me salve y me sané. Ahora estoy curado en etapa de recuperación", cuenta Guillermo.