Escucha esta nota aquí

Por Eduardo Ruilowa

Tiene la primera y segunda dosis de la vacuna, y a pesar de eso se encuentra en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). También presenta más de una patología de base.

U.H. es una de varias personas a quienes inmunizarse contra el coronavirus no les evitó llegar a una cama UTI. Según los últimos reportes del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz, la mayoría de los pacientes graves e intubados son no vacunados; hay la excepción a la regla.

Sin embargo, el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado, aclaró que por lo menos en el departamento cruceño no se han registrado muertes de personas con las dos dosis. Reconoció que sí se tienen registros de fallecidos que solo contaban con la primera vacuna. Uno de ellos era A.C, que no presentaba enfermedades de base, tampoco pasaba de los 45 años.

Para evitar estos finales tristes, con pérdida de vidas, Hurtado instó a la población a completar su esquema de vacunación y colocarse la dosis de refuerzo (tercera). “El coronavirus mata, la vacuna no, más bien protege, por eso la gente debe vacunarse, para no ocasionar complicaciones graves”, añadió.

TERCERA DOSIS

A medida que se propaga el número de positivos, con una rapidez que muchos atribuyen a la nueva variante Ómicron, los expertos aseguran que la mejor defensa contra todas las mutaciones virales es un esquema completo de vacunación (primera y segunda), seguido de una dosis de refuerzo (tercera) como seis meses después de culminar el esquema inicial.

La tercera dosis pasó, de ser una opción, a la mejor fuente de garantías contra el contagio, pero sobre todo agravamiento de la enfermedad. Sin embargo, a pesar de que van 9,6 millones de vacunas aplicadas, de este total, solo un poco más de medio millón corresponde a terceras dosis.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Infectología, Juan Saavedra, dijo que una persona completamente vacunada no está exenta de infectarse del virus, ni siquiera de llegar a la muerte.

Saavedra lamentó que algunas personas al tener sus dos vacunas ya dejan de cuidarse, y que por eso se infectan, “y si tienen poca producción de anticuerpos, presentan síntomas”, dijo.

El infectólogo agregó que, a medida que disminuye la producción de anticuerpos, los síntomas son más graves, “entonces una persona contagiada que tiene dos dosis y no tiene suficiente cantidad de anticuerpos va a desarrollar neumonía y otras complicaciones y puede llegar a la muerte”, advirtió.

Para Saavedra, la solución es la tercera dosis, ya que al ser un refuerzo, permite que las personas desarrollen más anticuerpos, lo que no significa que no se puedan contagiar, “pero presentan pocos síntomas y las probabilidades de internación disminuyen”, dijo.

EXCEPCIONAL

Un reciente estudio en Escocia, publicado por la revista científica The Lancet, concluyó que es “extremadamente infrecuente” fallecer a causa del Covid-19 tras estar totalmente vacunado.

Hasta agosto de 2021 se habían producido 236 muertes de personas inmunizadas con las vacunas Pfizer o AstraZeneca a causa de complicaciones del SARS-CoV-2 (es decir, un 0,007% del total de vacunados, con una media de entre 74 y 80 años y con varias enfermedades).

Es necesario resaltar que las enfermedades de base siguen representando un gran factor de riesgo que permite amplificar los efectos del Covid-19, aunque las personas ya se encuentren vacunadas, entre ellas están cáncer, diabetes, enfermedades autoinmunes, etc.

Comentarios