Escucha esta nota aquí

Los problemas económicos y el abandono de la actual dirigencia que comanda Huáscar Antezana tienen ahogado a San José. El ‘santo’ inició prácticas el jueves, pero como no tiene un cuerpo técnico, la Gobernación orureña tuvo que conseguirle un preparador físico para que dirija el trabajo de un plantel, que en una semana deberá competir en la reanudación del Apertura, fecha que debe ser confirmada por el consejo de la División Profesional a llevarse a cabo el martes. 

En realidad, San José es el último en comenzar a entrenarse de los 14 clubes de la División Profesional, que ya le sacan ventaja de varias semanas de preparación. 

El inicio es a medias y se da gracias a la Gobernación, que consiguió primero las pruebas de PCR para detectar el Covid-19. Luego, buscó al preparador físico, pues el santo no tiene entrenador. 

“Nos entrenamos sin uniformes y en una cancha auxiliar del estadio, que nos proporcionó la Gobernación. No sé cuándo tendremos técnico”, sostuvo uno de los jugadores, que pidió el anonimato para no ser señalado como uno de los que le agrega al club más problemas de los que ya tiene. 

Lo cierto es que hasta el miércoles se venían entrenando dos grupos por separado para no perder el estado físico. 

Uno estaba formado por los juveniles y que Antezana tenía a su cargo. El otro lo conformaban los de experiencia del plantel, y que son los que le han estado hablando a Antezana, el presidente reconocido por el actual comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). “Nunca contesta, ni devuelve las llamadas”, afirmaron.

El jueves, los dos grupos trabajaron juntos, con la esperanza de que la persona que asuma en las elecciones del domingo el club resuelva los problemas económicos, que este año no fueron solucionados. 

Las deudas de San José llegan a los $us 5 millones, una suma elevada para cualquier persona que sea el presidente. Según Antezana, ya ha aportado $us 300.000 de sus propios recursos. 

Las elecciones las lleva adelante el tribunal de honor del santo, que el 27 de agosto decidió revocar del cargo a Antezana. Este organismo no es reconocido por la FBF, pero tiene respaldo de instituciones cívicas y públicas de Oruro. 

La postura de Fabol 

El secretario general de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), David Paniagua, ha afirmado que ellos no pondrán trabas al reinicio del Apertura, siempre y cuando participen los 14 clubes de la División Profesional.

La determinación deja en claro que San José debe resolver lo antes posible sus problemas económicos para no frenar la reanudación del fútbol, tras el paro del Apertura el 15 de marzo de este año, luego de la cuarentena decretada por el Gobierno. 

Según manifestaron los jugadores, la deuda con los más antiguos del plantel supera los 12 meses de sueldos.

De taquito

Demandas paralizadas. Los jugadores que siguen en San José decidieron aún no llevar adelante demandas por deudas contra el club por el temor de que desaparezca. 

Solidaridad. Los préstamos de dinero entre jugadores han permitido que puedan mantener a sus familiares los que ganan menos. La crisis económica en San José viene desde el año pasado. 

Levantada. Bajo el mando del entrenador argentino Omar Asad, el equipo ‘santo’ experimentó una levantada en los últimos encuentros que le permitió salir del fondo de la tabla. Luego el técnico decidió irse, tras el paro del torneo en marzo, por incumplimiento de sueldos.