Escucha esta nota aquí

La vida de Rodrigo Canaviri Fernández, el pequeño vendedor de 'bolos' de gelatina al que le apasiona el arco, empieza a cambiar. Su historia ha conmovido a quienes tuvieron la oportunidad de conocerla. Èl no solo sueña con ser un futbolista profesional, su deseo inmediato era comprar un teléfono móvil para sus clases virtuales y se le cumplió.

Rodrigo contó en el programa Que no me pierda de Red Uno que dejó su natal Potosí, en busca de mejores días. Junto a su tío, Mario Fernández, alquilan en una casa que está ubicada frente all complejo Húngaros del 55 que pertenece al club San José y desde ese lugar se hizo viral, gracias a un video que compartió el entrenador de arqueros Nery Quintana.

“Estoy vendiendo gelatina para ganar (dinero) y comprarme mi celular ( para asistir a las clases virtuales)”, contò el menor de 13 años. Además, dejó ver que tiene otras necesidades, como cubrir la lista de útiles y ropa para abrigarse de las bajas temperaturas del occidente del país.

Comenzó ofreciendo sus productos en “una placita”, pero después vio que había bastantes personas en la cancha y se dio cuenta que tendría mejor venta. Lo que no ignoraba era que se encontraría con Quintana, el preparador de goleros que se convirtió en el ‘puente’ para que le llegue ayuda. Además, le obsequiará unas zapatillas, un par de guantes e indumentaria de su escuela de arqueros.  

El menor es hincha de Nacional Potosí, pero durante su estadía en Oruro se encariñó con San José. En esta gestión será estudiante de primero de secundaria del colegio José María Linares de la Villa Imperial.

La solidaridad de los bolivianos no se hizo esperar, personas que conocieron a Rodrigo virtualmente se comprometieron con donarle dos teléfonos móviles, un televisor y ropa. “Qué Dios los bendiga siempre, que les vaya muy bien. Sigan adelante”, expresó Rodrigo, que dio a conocer que tiene dos hermanas menores de 8 y 10 años, con las que compartirá sus regalos.

Antes

El arquero de Aurora David Torrico le entregó un par de guantes. Además, el ex jugador del santo Emanuel Ponce se comprometió a ser su padrino.

Comentarios