Escucha esta nota aquí

José Sánchez es cruceño. Nació en Vallegrande, pero muy jovencito emigró a la capital orureña para estudiar y después radicar con su familia en esa región del país. Su amor por San José hizo que asuma el reto, a comienzos de los 90, de presidir el club orureño que se consagró campeón en 1995. 

Estuvo hasta 1996. Volvió el 2000 para ayudar a que el equipo vuelva al seno del fútbol profesional el 2001. Habló con DIEZ sobre la aguda e interminable crisis que soporta San José

¿Cómo era San José cuando usted fue presidente del club?

Eran momentos muy gratos para Oruro cuando logramos salir campeón nacional en 1995. Fue de gran valor el logro porque fuimos campeones de los dos torneos del año. Para Oruro fue una enorme alegría por el hecho de lograr por primera vez en la Liga del Fútbol Profesional Boliviano después de que fue campeón en 1955. Fue inolvidable porque además en 1996 logramos pasar una fase en la Copa Libertadores. Logramos también que el club se estabilice económicamente porque venía de una debacle institucional.

 ¿Cómo se definían los presupuestos de una temporada?

Se elaboraban de acuerdo a lo que se podía pagar. Ninguna institución se sobrepasaba porque había un acuerdo de caballeros, que obviamente se respetaba. La palabra se respetaba entre directivos como Rafael Mendoza, Mario Mercado, Tito Paz, Rafael Paz, Choco Antelo y tantos otros. Todos luchaban para que el fútbol mejore. A partir de esas gestiones empezó la venta de los derechos televisivos. Se trabajó bastante y por eso en 1994 el fútbol en Bolivia se valorizó profundamente.

¿Y con qué ingresos contaban?

San José y la mayoría de los clubes se mantenían en base al bolsillo del dirigente. Particularmente San José no tenía tantos socios y recibíamos por mes  apenas 15 mil dólares por derechos de televisión. Todo se manejaba en base al esfuerzo del dirigente y desde luego que las recaudaciones eran un apoyo importante, aunque debo decir que solo con esos ingresos ningún club puede subsistir. Esa es una realidad.

¿Por qué después de un apogeo del club descendió en 1999?

A finales de 1996 me fui del club y se hicieron cargo otros dirigentes. En 1999, bajo la presidencia de Ángel Porcel descendió San José. Dejó un club  descendido y quebrado económicamente. Con deudas por todos lados, incluso en impuestos nacionales. Volvimos a asumir el año 2000 y conseguimos estabilizar el club y un año después logramos ascender nuevamente a la Liga. Aportamos al club con todo nuestro conocimiento en el manejo empresarial para salir adelante.

¿Qué pasa ahora con San José?

Es lamentable, triste y preocupante. Esta catástrofe se debe al mal manejo administrativo y económico porque lamentablemente se hicieron cargo de la institución personajes que no tenían ni idea del fútbol y ni del manejo administrativo .

¿Cuándo empieza la debacle de San José?

Considero que desde el 2007, cuando empiezan a presidir el club dirigentes que no ponían un solo peso y por el contrario vivían de los ingresos que generaba.

Se daban el lujo de ir a Santa Cruz y alojarse en hoteles de cinco estrellas y derrochar la plata del club y una serie de errores que cometieron y están documentados, pero no vale la pena mencionarlos.

En esta recta final apareció el señor Martínez (Wilson), que en verdad hizo barbaridades con contratos lesivos al club. Imagínense, consiguió préstamos de recursos con intereses del diez por ciento mensual.

 ¿Qué grado de culpa tiene la FBF en esta crisis de San José?

Tiene responsabilidad porque quien pignoró recursos del club de manera ilegal fue la Federación. Un caso específico fue lo que recibió la empresa Mac Lauren que manejaba la familia Téllez y que hasta ahora uno de ellos, la señora Carola Téllez, sigue fungiendo como asesora de la FBF. Se está manejando de manera arbitraria la Federación.

En la parte legal también hay irregularidad en la Federación porque quienes le quitan puntos a San José es un Tribunal Superior de Apelaciones que no existe legalmente y por tanto todos sus resoluciones son ilegales. Y aun así lo dejan funcionar porque la Federación manipula las cosas en función a sus conveniencias e intereses. En algún momento tendrá que aclararse este hecho delincuencial de la FBF y de algunos personajes que hoy siguen incrustados.

Oruro tiene que reclamar estos hechos para que se vayan aclarando.

¿Cuál es la salida?

Estamos intentando trabajar con la brigada parlamentaria de Oruro para ver qué podemos hacer no solo contra quienes ocasionaron esta catástrofe en el club porque también hay corresponsabilidad de la FBF al haber ocasionado un daño económico y con la quita de puntos. Hay que seguir luchando y lo haremos por la vía legal.

Comentarios