Escucha esta nota aquí

Fuertes declaraciones hizo este lunes, al término del partido contra The Strongest, el  arquero de San José, Roberto Rivas. El portero cochabambino, de 35 años, tuvo una buena actuación, pues gracias a sus intervenciones el equipo orureño al menos pudo sumar un punto.

“En San José no hay pelotas, no tenemos ropa para los entrenamientos y nuestras familias no tienen qué comer”, se quejó el guardameta, quien al igual que sus compañeros sufre por la crisis institucional que afronta San José por el abandono de su dirigencia, que adeuda salarios desde principio de año.

“Duele que nos humillen y por eso pedimos al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol que nos ayude en estos momentos e instamos a todos los que tengan que sumarse a esta causa que lo hagan porque los necesitamos”, clamó Rivas.

Al respecto, Rodrigo Vargas, uno de los referentes del equipo orureño, informó este lunes por la mañana que Huáscar Antezana, quien tiene el aval de la FBF para ejercer la presidencia del club, les había prometido un mes de sueldo antes del viaje a  Cochabamba para jugar con Municipal Vinto, lo que no ocurrió.

“Igual viajamos porque el plantel está comprometido con el club y queremos salir adelante pese a la crisis”, dijo.

Comentarios