Escucha esta nota aquí

Rodrigo Vargas, uno de los capitanes de San José de Oruro, instó a Huáscar Antezana, que se mantiene como presidente del club pese a la oposición del Tribunal de Honor, a dar la cara para explicar a los jugadores qué es lo que piensa hacer para sostener el equipo, que debería empezar a trabajar para la reanudación del campeonato, prevista para el 24 de octubre.

Vargas visitó el viernes pasado junto a un grupo de compañeros del equipo las oficinas del club para tener información sobre el retorno al trabajo y del pago de los salarios adeudados.

“Que sean lo suficientemente hombres para decirnos cuál es su plan”, pidió el atacante paceño cuando se encontró con las rejas con candados y solo salió a recibirlos la secretaria del club.

Vargas insistió en que sean recibidos por la dirigencia o algún representante del directorio, pero la respuesta fue que no había nadie y que desconocían si Antezana y el Tribunal de Honor asumirían el mando del club santo.

Vargas hizo saber que el club les debe salarios del año pasado y del que está en curso, lo cual se torna muy complicada su situación económica y la de sus respectivas familias.

“Queremos que nos digan de una vez si estamos o no en sus planes, porque sabemos que el DT Arnaldo Mansilla ya está trabajando con juveniles”, demandó Marcelo Gomes, otro de los líderes del plantel.

Entre tanto, algunos de los jugadores del equipo orureño continúan con su preparación a la espera de que sean convocados para iniciar los entrenamientos presenciales.