Escucha esta nota aquí

San José sumó un nuevo problema a los tantos que tiene. Se quedó sin presidente a poco de inicio de la temporada.

Ayer puso el cargo a disposición del club, David Rivero, que asumió el pasado 3 de enero.

Rivero era reconocido por la Federación Boliviana de Fútbol. Dos días antes había renunciado Patricia Flores, electa como presidente para sustituir a Rivero, aunque no tenía el aval de la FBF.

A esto se suma el alejamiento del entrenador Domingo Sánchez, por el abandono en el que se encuentra el equipo.

Esta semana se habían pronunciado los miembros del cuerpo técnico para que la dirigencia le diera atención a la pretemporada porque no tenían ya plata para nada, ni para comprar agua ni para el lavado de los uniformes de los jugadores.

Sánchez reveló que él cubría estos gastos, lo mismo que algunos futbolistas. Sin embargo, la situación llegó a tal extremo que el director técnico puso su cargo a disposición de la dirigencia. El jueves pasado, los auxiliares de San José se habían declarado en paro de actividades por falta de pago, en consecuencia, el plantel no pudo entrenar.

San José tiene que resolver problemas urgentes, relacionados con deudas impagas, porque de lo contrario puede quedar al margen de la División Profesional.

Comentarios