Escucha esta nota aquí

Désther Ágreda, corresponsal

Un informe preliminar del sector productivo de la provincia Guarayos indica que cerca de 1.000 reses murieron en las últimas semanas por falta de agua y de pasto, mientras los agricultores han registrado pérdidas de más de 100.000 piñas que estaban a punto de ser cosechadas.

"En Guarayos somos 200 productores y a cada uno se les han muerto entre cinco y diez animales", indicó Fernando Paz, presidente de la Asociación de Ganaderos de Guarayos (Agagua), quien expuso que la situación tiene en vilo al sector porque  se han quemado todo el pasto y los potreros.

Si no llueve en los próximos días las pérdidas se multiplicarán, según la dirigencia de Agagua. Están a la espera de ayuda del Gobierno central y de la Gobernación, a quienes piden agua en cisternas y alimentos.

Además, cuestionan a las autoridades municipales de Ascensión y El Puente, porque hasta ahora no han declarado zona de desastre, para así canalizar ayuda, incluso internacional.

Por otro lado, Genaro Moirenda, presidente de la Asociación de Productores Piñeros de Guarayos (Apigua), explicó que el fuego primero llegó a los sembradíos de la misma asociación, quemando más de 50.000 piñas y la cifra se duplicó cuando abarcó a otros predios privados.

"La pérdida es completa y definitiva, porque el fuego, además de quemar las frutas, también quema la planta y ésta no tiene la capacidad de retoñar, como ocurre con otros productos", refirió el productor.