Escucha esta nota aquí

El transporte público urbano en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra se reactivó a principios de julio con algunas restricciones, como la capacidad limitada para llevar pasajeros; sin embargo, no todos los choferes cumplen con la disposición emanada por la Alcaldía y fueron sujetos a sanciones internas.

En las redes sociales se difunden a diario videos que muestran a micros transitando por la ciudad casi llenos, haciendo caso omiso a la norma municipal, que autoriza operar con un 80% de su capacidad, además de cumplir con todas las normas de bioseguridad. 

Aldo Terrazas, máximo dirigente del transporte público urbano, señaló que, desde el retorno a la actividad, al menos 18 choferes fueron sancionados por llevar a más pasajeros de lo permitido. 

“En esta pandemia estamos trabajando con 3.000 micros, y hasta la fecha 18 choferes fueron suspendidos por más de una semana por no cumplir con las normas y transportar a más personas de las permitidas”, indicó Terrazas.

El transporte cruceño empezó a trabajar con la condición de circular con el 60% de su capacidad; sin embargo, tras una negociación, los micreros lograron convencer al municipio para que desde este lunes los micros puedan operar con el 80% de su capacidad.

Terrazas evitó brindar una evaluación sobre esta nueva modalidad de trabajo, debido a que la lluvia provocó que el transporte público opere de forma irregular; sin embargo, adelantó que el viernes realizarán una evaluación junto a toda la dirigencia del sector.