Escucha esta nota aquí

El viceministro de Defensa Civil, Luis Gerardo Thellaeche, reportó que 23 incendios forestales siguen activos en el país y que se trabaja de manera conjunta para controlarlos y extinguirlos. Durante una entrevista televisiva, la autoridad nacional recordó que, hace dos semanas, se registraban más de 80 incendios simultáneos.

Thellaeche explicó que la acción conjunta de las diversas fuerzas de bomberos, sumada a la labor del helicóptero Chinook, cedido por Canadá, y las lluvias caídas durante la semana han contribuido a la extinción de los focos de calor.

A pesar de eso, en el país continúan activos 23 incendios siendo Santa Cruz el departamento más afectado con 19 incendios vigentes que afectan a 6 municipios y 11 áreas protegidas. Chuquisaca con 2 incendios, que también afectan a 2 áreas protegidas y es el segundo departamento más afectado. En Beni y La Paz se reportan un incendio por departamento.

El viceministro también denunció la “irresponsabilidad de personas que provocan incendios de magnitud que suponen elevados gastos al país”. Frente a esta realidad, destacó el trabajo de bomberos voluntarios, efectivos militares, unidades policiales y comunarios que, a pesar de las dificultades, han permanecido en primera línea para controlar el fuego.

El apoyo aéreo ha sido clave para reforzar el trabajo de campo de los bomberos. Thellaeche registra 528 descargas de agua, tanto por el trabajo del helicóptero Chinook como por otras aeronaves contratadas por el Ministerio de Defensa.

Según los datos presentados por el viceministro, el helicóptero Chinook realizó 132 descargas que suponen 981.524 litros de agua. Junto a esta labor, helicópteros nacionales han operado en Postrervalle, con más de 200 descargas; en Cabezas, con casi 100 descargas; y en Guarayos, con 27 descargas de agua.

El trabajo aéreo ha estado coordinado y controlado por los nueve comandos de incidentes. “Es un trabajo coordinado con los comunarios y defensa civil para identificar las coordenadas donde deben realizarse las descargas con estrategias de ataque directas”, apunta Thellaeche.

Hasta el momento, el viceministro reconoce que la superficie afectada ronda las 1.900.000 hectáreas “aunque las quemas alcanzan las 533.596 hectáreas, que afecta a la parte baja de cultivos y alimentos”. Para ayudar a los municipios en emergencia el viceministro adelanta que “llevarán alimentos y agua, así como forraje para aquellos municipios que han pedido ayuda por la emergencia”.

La coordinación desde los comandos de incidencia ha atendido demandas y emergencias que tienen que ver con la necesidad de evacuaciones temporales o atenciones médicas. Si bien el objetivo prioritario se centró en contener las llamas que amenazaban los núcleos de población, en algunos casos hubo que resguardar a familias por la cercanía de las llamas.

“La gente es renuente a ser evacuada y abandonar el lugar donde vive”, explica Thellaeche. “Son evacuaciones temporales para proteger la salud de los niños”, dice y recuerda que la labor principal consiste en “evitar que el fuego ingrese a las comunidades".

También destaca el apoyo de 47 médicos que han prestado servicios permanentes de atención a la población, cooperando desde los comandos de incidentes.

El viceministro también enfatizó la labor de preservación de la fauna silvestre que se lleva adelante por equipos especializados y voluntarios. “Se recupera animales desorientados con la intención de preservar la vida de la fauna, la vida silvestre de los parques que son tan importantes en nuestro país”, dijo y añadió que, “una vez pasada la emergencia, se devolverán los animales a su hábitat natural”.