Escucha esta nota aquí

No hay abasto para apagar el fuego que muestra su poderío y pone al departamento cruceño en alerta roja. Desde el Ministerio de Medio Ambiente indicaron que, al 13 de octubre, en Santa Cruz hay nueve provincias y 17 municipios afectados. El conteo es de 57 incendios forestales activos y tres de ellos se iniciaron el martes.

El informe actualizado de la Gobernación indica que son más de 1,07 millones de hectáreas las afectadas por los incendios (datos del Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales).  

El 53% del departamento presenta riesgo de ocurrencia de incendios forestales en las escala de Extremo y el 13%, de Muy Alto.  

Municipio de Concepción

Según los reportes, se tienen cinco frentes de fuego activos intensos a causa de los vientos. En la reserva forestal de Copaibo, en el municipio de Concepción, continúan los fuegos activos. Al municipio de Urubichá ingresó una brigada del Regimiento Manchego con dos instructores y 30 soldados para el combate del incendio que colinda con el municipio de Concepción.

Se tiene combatiendo a brigadas diezmadas, militares y solo dos grupos de Voluntarios Feroces y de Funsar, quienes requieren de alimentos, combustible, hidratantes y más brigadas de combate.

San Ignacio de Velasco

Se tienen seis frentes de fuego, según el Ministerio de Medio Ambiente, de los cuales se han reactivado los de las comunidades de Paredón y Palmarito. Estos se están combatiendo con un cuerpo de 80 bomberos, compuesto por militares, voluntarios y bomberos del municipio.

El apoyo logístico se encuentra a cargo de la municipalidad y la alimentación, del Viceministerio de Defensa Civil. En San Ignacio perforaron tres pozos de agua y actualmente se hace lo mismo en  San Miguel de Velasco. 

Se realizaron acciones de rescate y resguardo de animales silvestres, varias especies fueron llevadas al refugio Biotermal.

El contingente militar fue retirado a sus cuarteles por razón de las elecciones presidenciales de la siguiente semana. Aún la zona continúa con fuertes vientos, que reactivan los fuegos. Se requiere de movilidades y gasolina para el transporte de gente, así como alimentos e hidratantes.

San Rafael

Con muchas dificultades se combaten incendios cerca de  la comunidad El Tuna. Se cuenta con 10 bomberos voluntarios (Feroces) y un carro cisterna con tanque de 10.000 litros. La empresa Cimal apoya con alimentación, pero se requiere de más apoyo. En general, los incendios se hallan en fase de contención.

San Matías

En el combate a los incendios trabajan autoridades locales, guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), con ayuda de la Alcaldía cruceña, 20 guardaparques de la Dirección del área protegida AMNI San Matías, 20 soldados y 40 voluntarios. El trabajo se concentra en la comunidad Palmera del Platanal y San Sebastián.

Cuentan con dos carros cisternas, uno para la atención de las comunidades en el suministro de agua y el otro para la atención de los incendios. Se requiere de alimentos no perecederos,  agua y combustible para la maquinaria.

Guarayos

La labor de los 15 comunarios durante 4 días y sin descanso y el trabajo realizado por el equipo de bomberos españoles del SAR de Navarra han permitido que el incendio haya pasado de fase grave a la de contención.

Los vecinos junto a bomberos voluntarios del municipio Ascensión de Guarayos se encuentran en la zona monitoreando y tratando de controlar las llamas. Además, se activó el comando de incidentes Guarayos, con colaboración de las FFAA y otros entes estatales. Se prevé combatir el fuego con helicóptero.

Chaco y sur

El Ministerio de Medio Ambiente reportó que, por fortuna, se controló el incendio que ingresaba al Parque Kaa -Iya.

Cinco bomberos españoles del SAR Navarra y un técnico de la ABT ingresaron al sector de Vado del Yeso, en Vallegrande, para intentar controlar el incendio en Masicurí con descargas de helicóptero.

En Lagunillas, zona de desastre, peligran 5.000 cabezas de ganado. Están a la espera de la ayuda del Gobierno, según el alcalde Héctor Contreras, quien demandó aeronaves que ayuden a combatir los incendios que afectan a seis comunidades. Cerca de 20.000 hectáreas fueron consumidas por el fuego.