Escucha esta nota aquí

La menor de 14 años que fuera raptada por desconocidos la tarde de este lunes en la localidad norteña de Okinawa I, fue abandonada y prácticamente botada en medio del monte en la comunidad Rancho Chico.

Sus familiares confirmaron que ella había sido raptada la tarde del lunes, luego de salir de su casa rumbo al domicilio de unas compañeras para hacer tareas de su colegio. 

Denunciaron que en ese instante un vehículo la interceptó y dos sujetos la obligaron a subir por la fuerza.

En horas de la noche la menor hizo una llamada telefónica a uno de sus familiares mientras pedía ayuda llorando. Afirmaba, en ese momento, que desconocía el número de la placa del motorizado en el que fue raptada. Después se cortó la comunicación, pero eso sirvió para que sus padres acudan solicitando ayuda a la Policía para buscarla y más tarde poder rescatarla.

La mañana de ayer, luego de rastrillajes, la menor fue encontrada por la Policía en la localidad Rancho Chico, cerca de Okinawa I.

Luego de ser recuperada fue llevada ante profesionales de la Defensoría de la Niñez. En sus primeras entrevistas ella reveló que fue arrojada en medio monte por Rancho Chico, pero que gracias a Dios no fue objeto de abuso a su integridad física.

“Ella salió del lugar, como pudo después de pasar la noche y pidió ayuda, hasta que los agentes policiales lograron encontrarla”, dijo una de sus tías.

Luego de valoraciones y entrevistas sicológicas por profesionales de la Defensoría de la Niñez, la menor fue regresada a su casa, sana y salva según confirmaron sus familiares.

Inicialmente los familiares pensaban que la menor estudiante se quedó a dormir en la casa de alguna de sus compañeras. Asimismo, se llegó a manejar versiones en sentido de que la menor tenía un cortejo, pero esa situación quedó descartada luego de las investigaciones.

Sin embargo, agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) realizan pesquisas que conduzcan a dar con el paradero de los posibles responsables del rapto y de esta forma esclarecer el caso.

Luego de las verificaciones de la Defensoría y la Fiscalía, la estudiante no presentaba ningún signo de violencia en su cuerpo, quedando descartada la posibilidad de abuso sexual.



Comentarios