Escucha esta nota aquí

Los abogados Néstor Higa y Yovani Cabello, que defienden a la niña de 11 años que fue violada por el padre de su padrastro, afirmaron que la obligaron a un parto prematuro y que supuestamente la criatura nació con vida, aunque esta situación aún no ha sido confirmada por el personal de salud que atendió a la menor.

Indicaron que hubo una intervención de los médicos ante una decisión judicial, motivada por organismos del Estado. Los juristas protestaron porque no se dejó que el bebé se desarrolle como debería en el embarazo.

Según los informes, citados por Higa y Cabello, el bebé pesó 500 gramos y se espera que las autoridades brinden detalles sobre el estado de salud de la niña madre y del recién nacido. Los abogados denunciaron que la madre (de la menor) fue prácticamente secuestrada y perseguida para alejarla de su hija.

Afirmaron que se trata de una persecución y vulneración de derechos infinitos, donde la voluntad de la madre y de la familia está siendo vulneradas por el mismo Estado. Las autoridades deberían defender la vida, de la mamá y del bebé, así dice la Constitución Política del Estado, dijo uno de los defensores. La presidenta de Derechos Humanos de Santa Cruz, María Inés Galvis, también confirmó pero lamentó que no exista una información oficial de las autoridades.

Comentarios