Escucha esta nota aquí

Yeferson Dorado Peña (22) se sometió a un procedimiento abreviado y aceptó 30 años de cárcel por matar a su enamorada, de 21 años, Gina Macoño Faldín.

Lo hizo tras confesar que la mató con un cuchillo, impulsado por los celos que sintió en su relación sentimental. Después de acabar con la vida de Gina Macoño, cavó una fosa con el mismo cuchillo y la enterró en el cordón ecológico del río Piraí.

El sujeto que fue detenido en San Ignacio de Velasco, fue trasladado hasta el lugar del crimen y señaló dónde enterró a Gina Macoño. 

Luego se procedió a la exhumación del cuerpo en presencia del fiscal departamental Róger Mariaca, del fiscal asignado al caso, Nelson Illanes, del director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), coronel José María Velasco y policías.

Era draguero 

Gina Macoño Faldín salió de su casa de San Ignacio de Velasco el 2 de abril de 2020, acompañada de Yeferson Dorado. Fue la última vez que la vieron, no apareció más, por eso su familia denunció su desaparición. 

El sábado, la Policía capturó a Yeferson Dorado y confesó que la mató. Dijo que la enterró en la zona del cordón ecológico porque antes trabajó como draguero en el río Piraí y conocía bien el lugar.

El cuerpo de la joven fue trasladado a la morgue para la necropsia en medio del pesar de sus familiares. El autor será llevado a San Ignacio de Velasco, donde en una audiencia judicial se sellará su condena de 30 años de cárcel por el delito de feminicidio.

Comentarios