Escucha esta nota aquí

Un testigo mudo, como la Policía identifica a los objetos o evidencias materiales que se encuentran en la escena del crimen, fue el que ayudó a descubrir al autor del asesinato de un adolescente y del feminicidio de su enamorada en el municipio de Warnes.

Harold Ángelo S. H., de 17 años, fue la víctima que el lunes por la mañana murió a manos de Joel Condori Apaza (27), que además de acabar con la vida del adolescente, también mató a su sobrina política en una vivienda de la urbanización Palmira.

El caso fue resuelto tres días después por los investigadores del Departamento de Inteligencia Criminal (DIC) de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), que luego de indagar en los entornos de los dos adolescentes muertos y analizar las pruebas encontradas en el lugar de los crímenes, descubrió al asesino.

El director de la Felcv, Paúl Saavedra, explicó que una vez se realizó el peritaje en el teléfono celular de Harold Ángelo, se encontró la filmación de lo que el adolescente había visto y quiso registrar poco antes de ser asesinado con una puñalada en el pecho.

“El adolescente filmó a su agresor y éste no se dio cuenta”, explicó el jefe policial, a tiempo de mostrar la comparación fotográfica que se realizó una vez fue detenido el autor del hecho de sangre.

Se desconocen las razones por las que Harold hizo esta grabación, donde se muestra al asesino manteniendo relaciones sexuales con la adolescente que era enamorada del muchacho. Él había llegado a la casa de la fallecida, que había decidido no ir a su unidad educativa, poco después de que el asesino ingresó en el inmueble con la excusa de buscar una herramienta de trabajo.

Las imágenes, que fueron ‘congeladas’ para realizar las pericias fotográficas, muestran con claridad al agresor vestido con una polera blanca y un gorra color negro, vestimenta con la que fue presentado ayer a los medios de comunicación.

Pelea y sangre fría

Las pesquisas dan cuenta que luego de que el adolescente encontró a su enamorada con el asesino, se generó una pelea entre los varones y que en una primera instancia la muchacha se convirtió en escudo de las agresiones, razón por la que terminó desvanecida en medio de la gresca.

Cuando la menor quedó tendida en el piso, el asesino se enfrentó al adolescente, pero Joel Condori conocía la casa mejor que el menor de edad y tomó una tijera con la que le provocó una herida mortal a Harold. La lesión que le provocó una hemorragia interna que acabó por cegar su vida como consecuencia del desangramiento, fue una que perforó el pecho.

Se determinó que la adolescente fue la primera en morir, ya que luego de dejar herido de muerte al adolescente, Joel Condori estranguló con el cable de una plancha a la menor y dejó que el muchacho muera desangrado en el lugar. El criminal después modificó la escena del hecho e hizo creer que estaba consternado por lo sucedido, tanto así que habló con los padres de las víctimas expresándoles su pesar.

Aceptó 30 años de cárcel

Por la tarde el fiscal departamental, Mirael Salguero, confirmó que Joel Condori Apaza aceptó 30 años de cárcel sin derecho a indulto al declararse culpable del doble crimen. Salguero dijo que el detenido confesó su autoría y la sentencia será impuesta por el juez cautelar por el delito de feminicidio y asesinato.