Escucha esta nota aquí

Los marchistas indígenas de tierras bajas retornan a sus comunidades. Partieron de Trinidad el 25 de agosto y, después de llegar a la capital cruceña, trabajaron durante dos meses para consolidar el Parlamento Indígena. Adolfo Chávez, responsable de relaciones internacionales de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), estuvo en el programa 'Influyentes', de EL DEBER Radio, donde valoró los logros de la marcha.

De forma contundente y tajante, Chávez criticó el silencio del Gobierno a las diversas invitaciones realizadas por los marchistas para reunirse y analizar las demandas de los indígenas de tierras bajas. 

Observa una actitud "racista en este Estado Plurinacional administrado por el Movimiento Al Socialismo (MAS)" al desconocer la representación de los indígenas movilizados.

Con la consolidación del Parlamento Indígena "quedará en la historia" el comportamiento mostrado por las autoridades nacionales quienes sometieron al legislativo, al poder judicial y al poder electoral para que no atienda las demandas indígenas.

Los cuestionamientos de Chávez también apuntan a la actitud de los dirigentes de la Central Indígena del oriente Boliviano (Cidob), organización que -según Chávez- vive una "esclavitud política que adormece a nuestros hermanos a través de la servidumbre".  Su reclamo ante la institución matriz de los indígenas de tierras bajas apunta a su "conformismo por los avasallamientos".

A pesar de este sentido crítico, Chávez deja las puertas abiertas para que la Cidob pueda incorporarse al Parlamento Indígena en una etapa posterior, "cuando termine su contrato de sometimiento al MAS".

Retorno a las comunidades

Adolfo Chávez informó que desde el jueves comenzó el repliegue de los marchistas a sus comunidades. Los primeros en partir fueron los comunarios del Tipnis que se trasladaron en un camión hasta Trinidad antes de seguir su ruta para llegar a las cuencas de los ríos Isiboro y Sécure.

Para hoy está contemplado el traslado de los weenhayek y los moxeños. Y así, escalonadamente, se replegarán los demás marchistas. 

"Hemos cumplido una misión importante al consolidar el Parlamento Indígena. Ahora hay un plan 2022 para reunirse con las autoridades subnacionales", detalla Chávez.

La manera en la que retornan los indígenas a sus comunidades ha causado un malestar en varios ciudadanos. El urbanista Fernando Prado lamentó que los indígenas marchistas se vayan sin que los despidan las autoridades ni las instituciones, y califica esta situación de "indignante".


Comentarios